De princesas, flautistas, máscaras y otras hierbas

Publicado por

De pequeña quería hacer cuatro cosas por encima de todo: perderme por las islas griegas, compartir un apartamento hippie en Londres y llenarlo de almohadones de colores esparcidos por el suelo (tenía que ser así, no me preguntéis por qué, quién sabe cómo funciona la mente de una niña con demasiada fantasía), ver París desde la ventana de mi destartalada buhardilla mientras intentaba hacer frente al miedo a la hoja en blanco y callejear por Venecia durante el Carnevale.

IMG_4769
La gente dirigiéndose hacia la Piazza di San Marco para disfrutar de los disfraces (a la derecha vemos ya algunos de ellos y a los fotógrafos siguiéndolos)
Portando la bandera de Venecia, con el León de San Marcos, símbolo de la ciudad
Portando la bandera de Venecia, con el León de San Marcos, símbolo de la ciudad

Algún día os contaré cómo ha ido saliendo la cosa. De momento, puedo deciros con orgullo y la más pura felicidad que, por fin, he estado en el Carnaval de Venecia. Y lo mejor de todo: ha sido tal y como lo había imaginado, y conste que las expectativas eran altas (¡como para no serlo, con la de tiempo que hacía que deseaba estar aquí! -sigo en Venecia).

"Benvenuti al Carnevale di Venezia!"
“Benvenuti al Carnevale di Venezia!”

Se dice que el Carnaval tiene su origen en la victoria de la Serenissima Repubblica contra el Patriarcado de Aquilea en el siglo XII, en honor de la cual la gente se reunía en la Plaza de San Marcos para bailar y celebrarlo. Con el Renacimiento (de finales del siglo XIV a principios del XVII) le llegó la oficialidad, convirtiéndose en el abanderado del prestigio veneciano en el mundo. En el XVIII ya era una festividad famosa y muy reconocida que recibía a nobles y demás visitantes de todo el mundo atraídos por su permisividad y entrega al placer. En realidad, sin embargo, se trataba de una forma de controlar las pulsiones; el estímulo hacia el exceso constituía una cortés concesión durante un tiempo determinado, lo que en Venecia, una sociedad rígidamente oligárquica, era necesario para crear la ilusión a las clases más humildes de que podían equipararse a los poderosos, aunque fuera con una máscara cubriéndoles el rostro. Con ello se pretendía desalentar las revueltas, relajar las tensiones sociales y mantener el orden para, en definitiva, perpetuarlo.

IMG_4812

IMG_4813

IMG_4826

IMG_4834

En 1797, bajo el dominio austríaco, el Carnaval se prohibió completamente así como el uso de máscaras. Estas tienen una gran tradición en Venecia, en donde se venían usando desde muy antiguo para ocultar la identidad y zafarse de los acreedores o abandonarse al juego de la seducción. Bien podríamos imaginarnos al veneciano más bala perdida de la historia, Giacomo Casanova, el gran azote del sexo femenino, hijo de comediantes, eterno aspirante a la clase noble, jugador empedernido, viajero, escritor y un montón de cosas más en una partida de cartas en el Ridotto durante los carnavales antes de colarse en alguna alcoba.

IMG_4794
He aquí a nuestro Casanova particular, haciendo alarde de sus armas de seducción

IMG_4797

El Ridotto, de Francesco Guardi
El Ridotto, de Francesco Guardi

El Ridotto (la “habitación privada” en italiano) fue una casa de juego que abrió el gobierno en respuesta a la gran afición de los venecianos por los juegos de azar y se convirtió en el primer casino de Europa (1638). La sala abría exclusivamente durante el Carnaval (que, de todas formas, duraba algunos meses) y los únicos eximidos del uso de máscaras eran los crupiers, los llamados barnabotti, nobles venecianos venidos a menos.

Toda la familia al Carnevale
Toda la familia al Carnevale
Iglesia y Estado
Y todos los estamentos sociales: Iglesia y Estado
y la Nobleza
Nobleza

IMG_4908

IMG_4955

IMG_4959

IMG_4933

IMG_4963

el poder Legislativo
Los magistrados
IMG_4819
Las grandes damas
las delicadas Damiselas
Las delicadas damiselas
IMG_4889
Y los apuestos caballeros

En el XIX, la celebración hizo algunos amagos de reaparición, aunque sólo logró mantenerse durante períodos de tiempo cortos y, en su mayor parte, se trataba de fiestas privadas en las que la creación artística era la protagonista.

Tras una larga ausencia, el Carnaval consiguió reaparecer definitivamente en 1979, iniciando así su etapa moderna, de la que ya han transcurrido más de treinta años.

IMG_4884
Todo el mundo atento a la fiesta…
Soñando... imaginando...
Soñando… imaginando…
IMG_4929
Sin perder detalle…

Las máscaras han sido siempre la característica distintiva del carnaval veneciano, completadas casi siempre con trajes y pelucas típicamente barrocos.

IMG_4961

IMG_4776

IMG_5032

IMG_4969

IMG_4965

IMG_4841

IMG_4822

IMG_4875

IMG_4937

IMG_4791

IMG_4894

IMG_4891

IMG_4787

Las máscaras eran objetos que requerían una gran habilidad artística y quienes las realizaban, los mascherari,estaban muy bien considerados socialmente, constituyendo un gremio con leyes propias. Inicialmente, se fabricaron en piel, porcelana o con la técnica original del vidrio; hoy en día, la mayoría están hechas de yeso y decoradas con pan de oro, esmaltes y plumas.

IMG_5055

IMG_5056

IMG_4764

IMG_4760

Cada edición del Carnaval está dedicada a un tema específico que actúa como hilo conductor y que los participantes utilizan para inspirarse a la hora de confeccionar sus disfraces. En esta la temática no podía ser más adecuada: las fábulas. Un mundo inagotable de personajes fantásticos, alegóricos, sobrenaturales, simbólicos, de animales que actúan como humanos, de buenos y malos, de objetos que cobran vida.

Un mundo en que el Sol, el astro rey, símbolo del día y de la vida, conversa tranquilamente con una simple mortal…

IMG_4979

el Tiempo se deja ver y tiene cara de Otoño…

IMG_4837

la Música nos acompaña…

La Música nos acompaña

y la Madre Naturaleza nos sale al paso…

IMG_4886

mientras la Muerte nos recuerda que no somos eternos.

IMG_4970

He disfrutado como una chiquilla con los personajes de los cuentos de toda la vida, tanto como entonces, cuando los escuchaba de boca de mis padres primero y más tarde los releía sin parar antes de que me venciera el sueño (o mi madre me hicera apagar la luz, lo que viniera antes).

¡Qué maravilla este Flautista de Hamelín…! Le seguí durante todos sus posados, y es que no tiene desperdicio…

IMG_4799

IMG_4803

IMG_4802

Me encontré también con los personajes de Las Fábulas de Esopo

IMG_4842

IMG_4936

IMG_4931

y con el Gato con Botas

IMG_4839

Los Siete Enanitos también andaban por ahí…

IMG_4920

IMG_4922

y, aunque no vi a Blancanieves, la Reina Malvada sí estaba…

IMG_4925

Un mundo de princesas, dragones y príncipes enamorados (quizás también encantados)…

IMG_4844

IMG_4868

IMG_4827

de seres de otras galaxias…

IMG_4874

IMG_4883

IMG_4882

IMG_4942

y de países lejanos…

IMG_4900

IMG_4777

IMG_4943

IMG_5038

de piratas y corsarios…

IMG_4973

y de aguerridos oficiales de navío.

IMG_4879

En Venecia, el carnaval es sinónimo de misterio, lujo y romanticismo, y en él se mezclan tradición, diversión, cultura y evasión. Hoy en día, se conservan muchos de los ritos de sus inicios, como la llegada en góndola a San Marcos, los desfiles, concursos y lujosos bailes en suntuosos palacios, el teatro y la música en vivo.

Los diez días de celebración se inician con la tradicional Fiesta de las Marías (Festa delle Marie, este año el 22 de febrero). Cuenta la leyenda que en 943 d.C. se iban a celebrar todas las bodas del año en un mismo día. Desgraciadamente, las doce jóvenes comprometidas en matrimonio fueron raptadas por unos piratas que asaltaron el desfile. Tras enormes esfuerzos por parte de los venecianos, las muchachas fueron liberadas ilesas y los piratas ejecutados por orden del Doge, quien dispuso que no fueran sepultados sino arrojados al mar. Con el fin de rememorar la brillante victoria, el primer día de Carnaval se escoge a las doce doncellas más bellas (dos por cada sestiere o barrio de la ciudad), designadas como Marías, para lo cual se celebra un moderno concurso de belleza en hermosos vestidos de época.

marie-venezia
Desfile de las Marías [Foto de Fausto Maroder – alloggibarbaria.blogspot.it]
festa-marie-sfilata
Desfile de las Marías [Foto de Fausto Maroder – alloggibarbaria.blogspot.it]
Otra tradición que sigue viva en la actualidad es el Vuelo del Ángel (Volo dell’Angelo) cuyo origen se debe a un Carnaval de mediados de 1500, cuando entre las manifestaciones organizadas por la ciudad, un joven acróbata turco logró, con la ayuda de un balancín, ir desde un barco anclado a orillas de la plaza hasta lo alto del campanario de San Marcos, conectados ambos por una cuerda tensada. Tras la expectación obtenida, la gesta ha llegado hasta nuestros días con el nombre cambiado (empezó llamándose El Vuelo del Turco) gracias al joven veneciano que realizó el espectáculo vestido de ángel en una de las ediciones.

volo-angelo
Inicio del Vuelo del Ángel [Foto de Fausto Maroder – alloggibarbaria.blogspot.it]
El pasado 23 de febrero, Julia Nasi, una estudiante de 22 años, al sonido de las doce campanadas del mediodía se lanzó al vacío suspendida por cables y una grúa e inició el descenso hasta la plaza ante las miradas de miles de espectadores. Ella fue la María vencedora de la edición anterior, como viene siendo costumbre en los últimos tiempos.

volo-angelo-2014

maria-doge
Llegada a la Piazza y recepción por parte del Doge
[Foto de Fausto Maroder – alloggibarbaria.blogspot.it]
La Máscara más Bella (La Maschera più Bella) se ha celebrado desde el 22 de febrero al 2 de marzo, unos días en que los participantes del concurso desfilan diariamente exhibiendo sus magníficos trajes, máscaras y pelucas ante el escrutinio y voto de un jurado.

Está claro que la ciudad juega un papel fundamental en el Carnaval. No sólo es el centro de su origen sino que sigue ofreciendo a los participantes un escenario de excepción en el que exhibirse. La comunión entre ambos es tal que llegas a creer que el que está fuera de lugar eres tú, tal es el logro de su ambientación.

Mirad si no a mi querido Flautista subido a la Loggetta del Campanile (el edificio que está al pie del Campanile y por donde se accede a él) de San Marcos.

IMG_4860

IMG_4863

O esta maravilla, que me dejó fascinada; parece realmente una escultura. Fue, junto al Flautista, al que más fotos hice.

IMG_4849

IMG_4853

Y qué me decís de la dulzura de estos otros, que casi se mimetizan con los románticos edificios venecianos.

IMG_4780

IMG_4779

La Bauta (derecha) y la Larva o Volto (izquierda), perfectos también a los pies del campanile. La primera fue considerada durante mucho tiempo la máscara veneciana tradicional y arquetípica. Es de color blanco, cubre toda la cara y disimula el mentón, haciéndolo más prominente, con el fin de poder comer y beber sin quitársela. Habitualmente se llevaba con un tricornio y una capa roja, aunque en el siglo XVIII comenzó a utilizarse con una capa negra denominada tabarro. Este tipo de disfraz se convirtió en el habitual de la clase política italiana, que acabó usándolo en algunos eventos importantes de debate político en los que se requería anonimato.

La Larva (fantasma en italiano) o Volto (cara) es una máscara blanca, muy cómoda de usar por  su diseño simple. Por lo general, iba acompañaba de un sombrero de tres picos y la capa con el fin de aumentar el aura de misterio. A lo largo de los siglos, se ha convertido en una máscara muy característica y común del Carnaval.

IMG_4870
La Bauta y la Larva o Volto en la Loggetta del Campanile
IMG_4845
La Bauta bajo los pórticos de San Marcos
IMG_4785
La Bauta con su pareja posando ante el Puente de los Suspiros, ambos con el tabarro

Los personajes interactúan gustosamente con el público, son accesibles y se deleitan posando. El disfraz parece transformarlos realmente y algunos de ellos ofrecen un espectáculo que parece sacado directamente de una obra de la Commedia dellArte.

IMG_4897

Caminan tranquilamente por la plaza y sus alrededores, solos o en compañía de su pareja o de otros integrantes de su comparsa, cruzan los puentes, se paran a contemplar el paisaje o a charlar distendidamente, se esconden tras las columnas o farolas fingiendo timidez, se suben a las barandas y escalinatas, se saludan con una elegante reverencia al cruzarse con otros personajes como si de una estampa cotidiana del siglo XVIII se tratara y terminan la exhibición con un aperitivo en un café, normalmente el Florian, toda una institución en la ciudad y que ostenta el título de ser el café más antiguo de Italia. No en vano, a sus mesas se sentaron Dickens, Proust, Lord Byron, Rousseau, Goethe, Casanova (cómo no) y hasta Napoleón, quien lo definió como el salón más bello de Europa.  Además, fue el primer local que permitió el acceso a las mujeres

Dama disfrutando de la tertulia en el Florian
Dama disfrutando de la tertulia en el Florian
Ajenas a los fotógrafos, disfrutan de su comida
Ajenas a los fotógrafos, disfrutan de su aperitivo

IMG_5036

Todo el público agolpado frente a las ventanas del Florian para observar las escenas del interior
Todo el público agolpado frente a las ventanas del Florian para observar las escenas del interior
Todo el mundo quiere entrar en el Florian
Todo el mundo quiere participar de lo que pasa en el Florian

IMG_5026

Y un "damo" ;-) también de tertulia. El travestismo durante el Carnaval era aceptado como algo normal igual que ahora

IMG_5030

IMG_5054

Otro año más, el Carnaval de Venecia ha sido un éxito de público. Mañana la ciudad estará de resaca, imagino que necesitará un tiempo para transportarse al presente.

*

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s