Mi lista de sueños

«La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante» Paulo Coelho

10410100_528206320636091_7109863521712755397_n
Por las calles de París

Hace ya algún tiempo que venía sopesando la idea de escribir una entrada sobre aquellos sueños cumplidos y los que todavía siguen como “pendientes” en lo referente a viajes (que, al fin y al cabo, es a lo que este blog está dedicado). Hoy he encontrado el momento a través de la iniciativa de Diarios de Viaje ODV y RCL, que hace unos días nos invitaba a algunos blogs a poner en común nuestras ilusiones viajeras.

En mi caso, sin embargo, los planes como viajera y los que tengo como… (¡ups! ¿como qué?, ¿como traductora?, ¿como estudiante?, ¿como persona?) mmmm… como “no-viajera” son muy difíciles de distinguir, puesto que toda mi vida gira en torno a conocer otras realidades, conocer otros idiomas, otras formas de trabajar, otros países, otras formas diferentes de afrontar la vida. Así, por ejemplo (y es ahora cuando caigo en la cuenta de ello), desde mi primer año de universidad, tuve claro que quería una de esas becas que te permitían cursar parte o todo el año en el extranjero. Erasmus, se llamaban 😉

También, desde la primera vez que viajé sola a un país extranjero en calidad de viajera/estudiante/joven-asustada-que-pasaría-tres-semanas-sin-padres-ni-amigos-aprendiendo-inglés supe sin ningún género de duda que esa sería mi forma de vida, que quería viajar y pasar largas temporadas lejos de casa. En esa ocasión, la ciudad elegida fue Londres, y ahí empezaría una larga historia de amor con la capital inglesa que ha continuado -y se ha afianzado- con el tiempo.

431793_2874095345798_1821105138_n

Mientras estoy escribiendo esto, tengo a mi lado las libretitas que he ido llenando de apuntes a lo largo de los años y que contienen mis adoradas listas: la lista de los países a los que quiero ir en primer lugar, la de los sitios que quiero encontrar en esta o aquella ciudad, la lista con los nombres de viajeros con vidas interesantes, la de los libros de viaje que quiero leer, la de las personas a quienes envío postales (sí, ¡sigo enviando postales!), incluso la de los países cuyos imanes olvidé comprar en su día o visité antes de empezar la colección.

Creo que la lista de lo que no querría perderme durante mi paso por el mundo la empecé allá por los 17 años, cuando le dije a mi noviete de entonces que después de casarnos iríamos de viaje a Grecia para ver la Acrópolis y perdernos en una isla. Con el tiempo cambié de opinión acerca del novio y del bodorrio, pero seguí con la idea de perderme por tierras helénicas.

407544_2880721951459_1190666092_n

400402_2880719991410_1050601119_n
De camino a la Acrópolis
400049_2880691030686_1581993314_n
Encontré el Partenón en obras, pero aun así es absolutamente impresionante
423758_2880723751504_1020428681_n
Con mis nuevos amigos en la isla de Hidra

Otro de esos sueños de toda la vida ha sido visitar Noruega e Islandia. Ambos son destinos para dejar a cualquiera con la boca abierta por la espectacularidad de sus paisajes en los que la naturaleza es la protagonista indiscutible.

Kjeragbolten_Norway
La singular roca de Kjeragbolden, sobre el Lysefjord (Noruega)
vista desde el Púlpito_Lysefjord debajo
Vista del Lysefjord desde el Púlpito, en Stavanger (Noruega)
424650_2894918546365_723896410_n
La fascinante cascada Svartifoss (Islandia). ¿No os recuerda a un órgano?
432173_2894912186206_1224635858_n
Los interminables y mullidos campos de musgo de la bellísima Islandia

Tengo también tendencia a las descargas de adrenalina, lo que en su día me llevó a incluir en la lista lanzarme en paracaídas, montar en globo, hacer puenting, aprender submarinismo, hacer un recorrido largo a caballo, ir en sidecar, viajar en un barco mercante, pilotar una avioneta, volar en helicóptero y correr un maratón. ¡Casi nada! Siguen imágenes de toda mi actividad voladora, el resto de sueños se está trabajando 😉

11519_10200423847553062_1050442369_n
Alucinando mientras desciendo sobre Empuriabrava (Girona)
474865_3354252989439_1494111267_o
A punto de sobrevolar la Capadocia (Turquía)

529961_3354253469451_859603973_n

375142_3354550556878_1237439848_n

Me apasiona la literatura, el cine y el teatro, y muchos de mis viajes incluyen recorridos literarios (como la ruta Joyce por Dublín, Trieste, París y Zúrich), visitas a teatros famosos (como The Globe, en Londres, o La Fenice, en Venecia), búsqueda de las localizaciones de alguna peli o serie televisiva que me ha llamado especialmente la atención (como el recorrido Amelie por París, los lugares de rodaje de «Muerte en Venecia» por el Lido, la ruta de los lugares de la capital austríaca en que Julie Delpy e Ethan Hawke se enamoraron en «Antes del Amanecer», lugares de rodaje de «Sexo en Nueva York» o «Friends» en la Gran Manzana, de la serie «Cheers» en Boston, de «Lost in Translation» en Tokio, y tantas otras) o asistir a obras teatrales. También la música constituye una excusa perfecta para viajar (podéis leer la entrada sobre Edith Piaf aquí).

1512648_483357178454339_305360348_n
Estatua de James Joyce atravesando el Canale Grande de Trieste, una parte de la ruta Joyce
557529_4020104755317_1802511994_n (1)
Preparada para ver “Enrique V” en The Globe, Londres

En Japón (un sueño cumplido en sí mismo), pude felizmente tachar unas cuantas cosas de la lista: participé en la ceremonia del té, asistí a diversas ceremonias en templos budistas, hablé con un luchador de sumo, pasé dos días enteros admirando las idas y venidas de las geisha y conseguí asistir a tres sesiones de teatro tradicional japonés, una de kabuki, otra de noh y una tercera de bunraku. Me sentí la persona más feliz del mundo en todas y cada una de ellas, y creo que fui la única persona que aguantó despierta al final de las cuatro horas que duran las obras, además de la única occidental.

603517_4111045228772_374856470_n
En plena ceremonia del té en el barrio de Asakusa, Tokio
394189_4165013097935_590513328_n
‘Geishaspotting’ en el barrio tradicional de Gion, Kioto
418889_4111069749385_115590863_n
Esperando el inicio de la obra de kabuki ante el escenario con los colores tradicionales de este tipo de teatro
255445_4102282369706_1029664227_n
Escena de kabuki (montaje en el Museo Edo Tokio; está prohibido hacer fotos o filmar durante el transcurso de la obra de verdad)

El año pasado desperté en medio de otro de mis grandes sueños, esta vez estaba frente a las murallas de la vieja Jerusalén, a punto de cruzar la puerta de Jaffa para adentrarme en el barrio judío y contemplar a mujeres y hombres, separados por una valla, rezar fervorosamente ante el Muro de las Lamentaciones.

10559895_10203560284802033_6590805439790500695_n
El Muro de las Lamentaciones

Más tarde, me encontraba frente a otro muro que nada tenía que ver con la fe sino más bien todo lo contrario, con la vergüenza y la injusticia. Estaba en Palestina, había cruzado un control israelí para entrar en Belén y mis ojos toparon con una pared altísima y larguísima cuya fealdad quedaba enmascarada por el espíritu de solidaridad de aquellos que con sus pinturas denunciaban su existencia.

bethlehem-wall9

3745251659_2b68084b66_z

¿Quién no ha soñado con bañarse en las aguas del Mar Muerto, pisar las arenas de un auténtico desierto y montar en camello? Yo, desde luego, sí lo he hecho y, a día de hoy, son tres sueños ya cumplidos.

img_18932
Disfrutando de las aguas saladísimas del Mar Muerto, en Israel
548253_4231013707909_1679154904_n
Feliz ante los colores ocre del desierto de Dubai
408962_4231020708084_2048645005_n
Este precioso camello me conmovió; recordaré siempre sus bellos ojos marrones de largas pestañas

Otra de mis grandes ilusiones había sido siempre viajar a los Estados Unidos para, en una primera aproximación al país, conocer la costa este. La guinda, cómo no, era llegar a Nueva York, sumergirme rápidamente en la gran ciudad y, sin muchos preámbulos, dirigirme a mi mitificado Greenwich Village.

416907_3223037149125_569086996_n
Los famosos taxis amarillos neoyorquinos
261262_2021038459909_1898082_n
¡Cuánto ansiaba ver estas entradas con mis propios ojos! Esto es Greenwich Village

No me decepcionó lo más mínimo, algo difícil cuando tienes tantas expectativas. Lo recuerdo como uno de los viajes más redondos de mi vida, uno que además me llevó por Boston, Chicago, Washington DC, Providence, Rochester, Filadelfia, Baltimore y seguro que me dejo alguna otra ciudad. Toda una aventura.

424536_3223217473633_1151479486_n
La isla de Ellis, otro hito en mis planes
264967_2019708106651_3585063_n
Vistas de Manhattan desde el Empire State Building

Este año le llegó el turno al largamente ansiado Carnaval de Venecia, una experiencia inolvidable en una ciudad cuya magia y misterio la convierten en el marco perfecto para esta elegante combinación de fiesta, tradición y misterio.

IMG_4826
El Carnaval de Venecia de 2014 estaba dedicado a los personajes de cuento

Me alegra todo lo que he podido ver y hacer hasta ahora, todo está dentro de mí, me ha cambiado y hecho crecer, he aprendido. No obstante, lo mejor es saber que queda muchísimo por conocer:

  • Viajar a las antípodas: Australia y Nueva Zelanda. En Auckland, espero atreverme a hacer bungee jumping (puenting) desde la Sky Tower que, con sus 192 metros de altura, es el edificio más alto del hemisferio austral
  • Recorrer la carretera madre, la Ruta 66, en Estados Unidos
  • Volver a Islandia para dedicar largo tiempo a hacer fotos de ese paraíso natural y, de allí, volar hasta Groenlandia para cruzarla a pie
  • Cruzar Estados Unidos en autobús de este a oeste, recorrer la costa oeste hasta la frontera con Canadá y pasar a Alaska
262701_1937521052026_3138992_n
Sí, señor, sí… yo también deseo ir a Alaska (la foto la tomó mi amiga Vero mientras íbamos en el metro de Chicago)
  • Andar el Camino de Santiago empezando en Lourdes (Francia), pasando por Saint-Jean-Pied-de-Port, entrar en España hasta Santiago y de ahí seguir hasta Finisterre.
  • Hacer la ruta de los parques nacionales de Estados Unidos
  • Asistir al Sziget Festival en mi querida Budapest
  • Recorrer Canadá siguiendo una de las diez carreteras más largas del mundo, la Transcanadiense (8030km)
  • Compartir tren durante un montón de días con los ciudadanos rusos a bordo del Transiberiano
  • Entrar en Corea del Norte (y salir de ahí, claro)
  • Pasar un verano entero en un refugio de montaña de los Alpes suizos, rodeada de verdes pastos y lejos del mundanal ruido
  • Dar largos paseos matutinos por la costa de la riviera inglesa como seguro hacía Agatha Christie y llegar hasta la agreste costa de Cornualles
  • Abierto el tema de escritores famosos y dada mi tendencia a hacer rutas literarias, hay tres citas a las que me gustaría asistir al menos una vez en la vida: The International Agatha Christie Festival (en Torquay, Inglaterra), el Dylan Thomas Festival (en Swansea, Gales) y el Bloomsday Festival (en Dublín, Irlanda, dedicado a James Joyce y a su novela Ulises)
  • Quiero vivir un tiempo en Israel, entre Tel Aviv y Jerusalén concretamente; es un país que me despierta muchos sentimientos y que, en mi primera visita, me enamoró
  • Quedarme con la boca abierta ante los moái de la Isla de Pascua
  • Sentir despertar el espíritu navideño en comunidad mientras me mezclo con la gente de los mercadillos navideños más bonitos, tradicionales y entrañables de Europa
  • Asistir al concierto de año nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena
  • Ver detenerse el tiempo en algún pueblecito pesquero irlandés
  • Siempre he querido cursar estudios en universidades extranjeras; tuve la inmensa satisfacción de hacerlo, por tres veces, en Leeds y Londres y en un futuro me encantaría repetir la experiencia en otro centro de enseñanza superior

Ahí queda eso. Espero tener una vida larga…

Para terminar igual que hemos empezado, con una cita, un pensamiento para el gran Joseph Conrad: «Este es el camino: perseguir el sueño y, de nuevo, perseguir el sueño». Así que seguiré soñando a lo grande y haciendo lo que me hace más feliz ♥

13087842_10208166771401319_651079371786420621_n
Aquí trataba de hacerme una foto saltando (tercer intento fallido) con el disparador automático a las puertas del Museo Edo – Tokyo

 

*

16 comentarios

    • Muchas gracias, Darwin, te lo agradezco mucho y me alegra que te guste. Es genial tener sueños porque hacen que mantengas la energía, la ilusión, y te obligan a focalizar para no perder tiempo a lo tonto.
      Tengo unas ganas terribles de conocer Sudamérica, claro que sí.
      Un abrazo.

      Me gusta

  1. Muchas felicidades por tu post y tu blog. En verdad que le haces honor a tu nombre “viajera incansable”!!!!!!, eres fenomenal!!!!. Sigue disfrutando de esa maravillosa aventura y nunca dejes de perseguir el sueño. Ya veras que en poco tiempo nos contaras de tus sueños por cumplir cumplidos jajaja.
    Sin duda has visitado lugares increíbles pero lo mas importante es que has disfrutado cada instante. Nunca dejes de soñar !!! Que tal una visita por Mexico, también es precioso…
    Mil gracias por mencionarnos en tu post y seguimos en contacto. Saludos y éxito!!

    Me gusta

    • Bueno, bueno… Lo mismo puede decirse de vosotros, ¿no es así? De hecho, podemos hablar de sueños con todas las personas que tienen ilusión por vivir y que se emocionan con lo que hacen, sea viajar o sea lo que sea. Muchísimas gracias por vuestro comentario y muchísimas más por seguir el blog. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  2. Que bonic viatjar! Jo el primer dia de classe pregunto als meus alumnes si tenen un somni i enguany molts m’han dit que viatjar. Jo també comparteixo aquest somni sempre que puc. Enguany ha estat Grècia i el Partenó continuava en obres.

    Me gusta

    • M’encanta que els preguntis sobre les il·lusions que tenen, als teus alumnes. Això és una profe! I m’encanta que Grècia hagi estat un dels teus somnis complerts, per mi també ho va ser i crec que sempre ho serà. És tan bonica! Potser acabem veient el Partenó totalment restaurat 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s