Las damas de la libertad: las estatuas de Miss Liberty alrededor del mundo (1ª parte)

Esta es la primera entrega de lo que será una serie de artículos sobre las estatuas de la libertad alrededor del mundo. Aunque sé de la existencia de muchas más, en el blog únicamente publico aquello que he visto y experimentado personalmente, por lo que de momento el recorrido por las «Miss Liberty» del mundo va de los Estados Unidos (Isla de la Libertad y ciudad de Nueva York) a Francia (París y Colmar), pasa por España (Barcelona) y termina en Japón (Tokio y Osaka).

**

Cual emigrante arribando a los Estados Unidos un par de siglos atrás, mi más ferviente deseo al llegar por primera vez a Nueva York era visitar la Isla de la Libertad (Liberty Island) -el nuevo nombre que le otorgaron a la Isla Bedloe (Bedloe Island) en 1956- para, por fin, admirar con mis propios ojos a Miss Liberty sin una pantalla de por medio.

268297_2025746857616_374113_n
Desde su situación privilegiada en la Isla de la Libertad, Miss Liberty domina la silueta del bajo Manhattan. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984
264157_2025735977344_4096310_n
La estructura reposa sobre una base de forma cuadrada, que a su vez se apoya sobre un primer zócalo en forma de estrella irregular de once puntas

El hogar actual de la Estatua de la Libertad se encuentra al sur de Manhattan, en la desembocadura del río Hudson y cerca de la Isla de Ellis (Ellis Island) junto con la que conforman el Monumento Nacional Estatua de la Libertad (Statue of Liberty National Monument, Ellis Island and Liberty Island). Sin embargo, este incuestionable símbolo americano es de origen europeo, francés para ser más precisos.

269732_2025736937368_7187489_n
Una vez dejado el ferri y a la entrada del Monumento Nacional
262097_2025737937393_683617_n (1)
Aunque, claro, mi idea de conocer la Estatua de la Libertad era más bien otra 🙂
269837_2025749217675_759959_n
Ellis Island, entrada al Museo de la Inmigración

En una época en que Francia y los Estados Unidos disfrutaban de un profundo sentimiento de hermandad forjado durante la Revolución Americana, el político y abolicionista francés Édouard René de Laboulaye propuso obsequiar al pueblo norteamericano con un monumento que conmemorara el centenario de la Declaración de Independencia. El escultor alsaciano Frédéric-Auguste Bartholdi fue escogido para diseñar el regalo del país galo y Alexander Gustave Eiffel (sí, sí, el de la Tour Eiffel) para construir la estructura interna.

El camino que la dama tuvo que recorrer hasta llegar a su destino fue largo y tortuoso. Empezó a construirse por partes en París y, pese a quedar totalmente ensamblada en 1884, tuvo que permanecer en la capital francesa un año más a la espera de que el pedestal en el que tendría que colocarse estuviera terminado. Transcurrido ese tiempo, fue desmontada de nuevo en trescientas piezas de cobre que embarcaron dentro de doscientas catorce cajas en la nave “Isère” que finalmente la llevaría a atracar en el puerto de Nueva York el 17 de junio de 1885. Pero ni siquiera la difícil travesía marcada por unas pésimas condiciones marítimas que a punto estuvieron de hundir la embarcación sirvió para acelerar los trámites de ubicación y, una vez más, quedó un año retenida en su destino hasta que el pedestal quedó listo para acogerla mientras aguardaba su inauguración, que tuvo lugar el 28 de octubre de 1886.

264222_2025742977519_1393464_n

268762_2025741577484_7564758_n

Nuestra dama, que estuvo funcionando como faro hasta 1902 haciendo así un uso práctico de su nombre oficial “La Libertad iluminando el mundo” (La Liberté éclairant le monde), está orientada hacia el este (hacia Europa, el lugar del que proviene), viste una larga túnica y sandalias según el canon clásico, sostiene en alto una antorcha encendida (que nos remite al Siglo de las Luces o, como piensan otros, a la Francmasonería) recubierta con láminas de oro en la mano derecha y una tablilla (que evoca la ley o el derecho) en la izquierda, cerca del cuerpo, con la fecha de la firma de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos grabada en números romanos: JULY IV MDCCLXXVI. Su corona de siete picos simboliza los siete océanos (Atlántico Norte, Atlántico Sur, Pacífico Norte, Pacífico Sur, Índico, Ártico y Antártico) y los siete continentes del mundo (Norteamérica, Sudamérica, Asia, Europa, África, Oceanía y Antártida), haciendo referencia al concepto universal de libertad, que queda más manifiesto si cabe con las cadenas rotas que exhibe a sus pies y el pie derecho ligeramente en movimiento para señalar su alejamiento de la opresión y la esclavitud.

262712_2025742657511_6895558_n

262767_2025743577534_2642457_n

Los 93 metros totales del monumento (46 metros desde los pies a la antorcha) descansan sobre una base en la que luce una placa grabada en bronce con la parte final del soneto “El Nuevo Coloso” (‘The New Colossus’, 1883) de la poetisa norteamericana Emma Lazarus añadida en 1903.

640px-Emma_Lazarus_plaque
No como el mítico gigante griego de bronce, / De miembros conquistadores a horcajadas de tierra a tierra; / Aquí en nuestras puertas del ocaso bañadas por el mar se erguirá. / Una poderosa mujer con una antorcha cuya llama / Es el relámpago aprisionado, y su nombre. / Madre de los Desterrados. Desde el faro de su mano / Brilla la bienvenida para todo el mundo; sus templados ojos dominan / Las ciudades gemelas que enmarcan el puerto de aéreos puentes / “¡Guardaos, tierras antiguas, vuestra pompa legendaria!” grita ella. / “¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres / Vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad / El desamparado desecho de vuestras rebosantes playas / Enviadme a estos, los desamparados, sacudidos por las tempestades a mí /¡Yo elevo mi faro detrás de la puerta dorada!” [Fuente: Wikipedia]
Tras mi visita a la Isla de la Libertad, han sido muchas las ocasiones en que me he ido encontrando más o menos accidentalmente con información relacionada con la estatua o con réplicas de la misma, lo que ha avivado mi curiosidad y mis ganas por ir siguiéndoles la pista mientras viajo.

En la misma Nueva York, en el vestíbulo de otro icono neoyorquino como es el Empire State Building pude compartir foto con la primera réplica que vi en mi vida. Todo un acontecimiento.

267592_2019704306556_196605_n

No pretendo llegar a conocerlas todas, más que nada porque hay muchísimas desperdigadas por todo el mundo, empezando por la archiconocida de Las Vegas (a la que todavía no he tenido el placer de presentarme) y terminando por la casi secreta barcelonesa, que supuso para mí un gran hallazgo.

Parece ser que Bartholdi, realizó modelos a distintas escalas, uno de los cuales se encuentra en los Jardines de Luxemburgo de París. En realidad, se trata del primer modelo de la estatua realizado en 1870 a una escala mucho más pequeña (mide 2,85 metros de altura). El escultor se la ofreció al Museo de Luxemburgo (Musée du Luxembourg) con motivo de la Exposición Universal de 1900 y se colocó en el Jardín en 1906; sin embargo, se retiró de él en 2012 por cuestiones de conservación siendo reemplazada por una réplica.

IMG_0108
La Miss Liberty que hoy por hoy podemos admirar en el Jardín de Luxemburgo, situado en el límite del barrio de Saint-Germain-des-Prés y del barrio latino (Quartier Latin), en el distrito VI

Solo en París ya he podido ver unas cuantas Miss Liberty. Además de la anterior, encontramos otra sobre el río Sena, en la Isla de los Cisnes (Île aux Cygnes), entre los distritos XV y XVI, en las inmediaciones del puente de Grenelle (metro: Grenelle), una de las tres islas parisinas (junto con la de la Cité y la de Saint-Louis), muy cerca del antiguo taller de Bartholdi.

IMG_9306
El puente de Grenelle ofrece una espectacular estampa de la estatua y la torre Eiffel

París_Illa dels cignes(2)

Fue donada por la comunidad parisina que reside en los Estados Unidos al municipio de París, en conmemoración del centenario de la Revolución Francesa. Es por ello que además de la fecha de la Declaración de Independencia, en la tabla que porta la Miss Liberty de Grenelle figura el 14 de julio de 1789, fecha de la Toma de la Bastilla, lo que supuso el inicio de la Revolución.

París_Illa dels cignes(1)
La inscripción de la tabla reza: “IV JUILLET 1776 // XIV JUILLET 1789”

Durante la Exposición Universal de París de 1937, la estatua -que inicialmente estaba orientada hacia el este- fue encarada hacia el oeste, para así quedar mirando frente a frente a su hermana norteamericana.

IMG_9337
Se trata de una réplica a escala 1:4 de la de Nueva York (11,5 metros), inaugurada en 1889, el mismo año que la torre Eiffel, no en vano en un principio la estatua estaba orientada mirando hacia la torre

Otra copia, más modesta, se encuentra en el Museo de Artes y Oficios (Musée des Arts et Métiers), en el número 60 de la rue Réaumur (metro: Réaumur). Debo decir que esta la vi por pura casualidad, mientras andaba por las inmediaciones del Centro Pompidou, y fue fantástico. No tenía ni idea de su existencia. Por lo visto, en el interior del museo se pueden ver las distintas fases de la construcción de la estatua, algo que tengo pendiente de ver en una próxima visita a París porque en esa ocasión estaba cerrado.

IMG_8476
Un encuentro inesperado por las calles parisinas
IMG_8477
El Museo de Artes y Oficios exhibe a nuestra amiga en su espacio exterior

Además, desde 1989, puede verse una réplica exacta (aproximadamente 3,5 metros de altura) de la llama de la antorcha en la Place de l’Alma, al oeste de la ciudad y sobre el puente homónimo (Pont de l’Alma), mundialmente conocido desde el trágico accidente que, en agosto de 1997, causó la muerte de Diana Spencer (distrito VIII; metro: Alma-Marceau).

IMG_9935
La llama, obsequio del rotativo norteamericano International Herald Tribune, buscaba agradecer entre otras cosas la restauración de la Estatua de la Libertad a manos de dos empresas francesas en 1886 (año de su centenario). En ese proceso, se sustituyó la antorcha original por una como la de la imagen, recubierta por láminas de oro, mientras que la original (de cristal) puede ser visitada en el vestíbulo del monumento

La llama se ha convertido en lugar de peregrinación para todos los admiradores de Lady Di hasta el punto que mucha gente cree que fue colocada en ese preciso lugar para honrar la memoria de “la princesa del pueblo”, a lo que supongo contribuyó mucho la canción “Candle In The Wind”, es decir “vela en el viento”, de Elton John.

Sin embargo, se trata de un obsequio del periódico norteamericano International Herald Tribune que, con la ayuda de donantes de todo el mundo, ofreció a la ciudad como símbolo de la amistad francoamericana, en agradecimiento por la restauración de la Estatua de la Libertad llevada a cabo tres años antes, y para celebrar los cien años que el rotativo llevaba publicando en lengua inglesa en la capital gala (1887-1987).

IMG_9933

IMG_9932

Una nueva llama fue inaugurada en los jardines de la Embajada Americana en Francia, situada en la Place de la Concorde, en 2008, obra del escultor Jean Cardot.

Paseando por las inmediaciones del Sena, tras un breve descanso en un parque para disfrutar del caprichoso sol de primavera, bajé hasta la riba del río para curiosear un poco entre las casas barco que allí hay atracadas. Verdaderamente forman una estampa pintoresca y llena de calidez, con sus jardincitos y terrazas, su ropa tendida al sol y sus macetas bien cuidadas.

En la avenida Nueva York (¡cómo no!), “Nina” dedica un sentido homenaje a nuestra dama. Yo sentí que me lo dedicaba a mí 🙂

IMG_9909

IMG_9907

IMG_9904

Todavía en Francia, aunque esta vez en la ciudad alsaciana de Colmar, lugar de nacimiento del escultor Bartholdi, podemos contemplar desde 2004 una Miss Liberty de 12 metros de altura y 3 toneladas de peso en la entrada norte de la población, erigida en conmemoración del centenario del fallecimiento del artista.

Colmar
Miss Liberty en una de las entradas a la ciudad alsaciana de Colmar, en honor de su famoso hijo Frédéric-Auguste Bartholdi (Colmar 1834 – París 1904)

Con 50 centímetros más de altura que su hermana mayor parisina situada en la Isla de los Cisnes, se convierte no sólo en la réplica auténtica más grande de Francia sino en la mayor del mundo.

Cambiando de país y a cien kilómetros de casa, en el céntrico passeig de Sant Joan de Barcelona he visto la última de las muchas que figuran en mi lista. Fue hace poco, durante una visita a la Biblioteca Pública Arús, la más antigua de la ciudad (1895), una pequeña joya modernista legada por el famoso filántropo y masón Rossend Arús y especializada en movimientos sociales contemporáneos, producción bibliográfica del siglo XIX e inicios del XX así como, claro, masonería en el corazón del Eixample dret  (Ensanche Derecho) de la Ciudad Condal.

IMG_2074
La Biblioteca Pública Arús se encuentra en el número 26 del passeig de Sant Joan, muy cerca del Arco del Triunfo

La elegante escalinata de mármol de la entrada lleva directamente a una Miss Liberty de unos 2 metros realizada en bronce oscuro y cuya antorcha ilumina a todo aquel que desea ser iluminado por todo el saber que encierra la biblioteca, como ya advierte la farola de cristal que cuelga en la fachada y que es el símbolo del establecimiento.

IMG_2081

IMG_2083
La estatua fue encargada al famoso escultor Manel Fuxà i Leal, que realizó el modelo a escala para que el maestro broncista italiano Odoardo Luis Razzauti llevara a cabo la obra final
IMG_2084
La inscripción de la tableta difiere de la inscripción original. La de esta reza ALMA LIBERTAS o “libertad del alma”, en clara referencia al deseo de la filosofía masónica

Aunque cronológicamente figuran entre las primeras réplicas que vi, hablo de ellas en último lugar porque me ha parecido mejor empezar por las del país que vio nacer la obra original y seguir por Europa antes de cruzar medio mundo hasta llegar a Japón. En un pueblo tan aficionado a las réplicas como el nipón no es extraño encontrar a nuestra Miss Liberty en un lugar privilegiado de la bahía de Tokio, la isla artificial de Odaiba, desde la que puede guardar la ciudad igual que lo hace su hermana mayor norteamericana.

IMG_8676
Vista desde la isla de Odaiba, al otro lado del puente del Arco iris (Rainbow Bridge), el puente colgante tendido sobre la parte norte de la bahía de Tokio, que recibe su nombre por cambiar frecuentemente de color

IMG_8648

IMG_8650

IMG_8691

En la que para mí es la ciudad más peculiar de Japón, Osaka, y en su barrio más hortera y como de plástico, Amerikamura, una pequeña Miss Liberty observa desde lo alto de una tienda las idas y venidas de los que buscan oportunidades que comprar.

amerikamura2_Osaka

Hasta aquí ha llegado por ahora mi recorrido por las estatuas de la libertad del mundo. Seguiré al acecho cámara en mano para poder escribir pronto otro capítulo. Quedan pendientes unas cuantas en Francia y los Estados Unidos, una más en Catalunya, y otras en países tan dispares como Austria, Alemania, Italia, Noruega, Argentina, Panamá, China o Vietnam.

 

*

13 comentarios

  1. Carme me gustó mucho tu post! A mi me encanta como cuando la mente se empieza a enforcar en algo empieza a descubrirlo en todos lados. Recuerdo que en mi país Venezuela, había una pequeña miss liberty en la ciudad de Valencia. Pero no creo que siga ahí porque mis recuerdos son de cuando yo era pequeña, mas reciente no recuerdo haberlo visto. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Glo!! Es increíble, pero aunque la he visto en fotos y sé de su existencia, con sus dos brazos levantados en la bella Cadaqués, no la he visto AUN personalmente, así que todavía no la puedo incluir… Espero verla en breve 😉 Muchas gracias por el comentario. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s