Crónicas salmantinas: La primera vez que vi la plaza Mayor

Ayer paseé por primera vez por la plaza Mayor de Salamanca. Impresiona.

IMG_2934

Llegué caminando por la calle Prior hasta verme debajo de un pasillo de arcos justo al lado de la Oficina de Turismo. La estampa era magnífica: soportales, piedra de un color amarillo-rojizo (piedra franca de Villamayor), adoquines, luces, tiendas, un montón de bares y terrazas, música de tunos, y un ir y venir constante de gente de todas las edades. Porque, claro, la plaza Mayor -de estilo claramente barroco- es el centro neurálgico de la capital charra así como un punto de encuentro habitual de sus habitantes y de los numerosísimos turistas que por estas fechas inundan las calles de la ciudad vieja.

IMG_2994

La idea de su construcción proviene del empeño del magistrado andaluz Rodrigo Caballero y Llanes, que logró convencer al ayuntamiento de la necesidad de una plaza más armónica y acorde con las corrientes urbanísticas de la época apelando a tres funciones: la ornamental, la utilidad pública y la mejora del comercio de la ciudad.

800px-PlacaConmemora-Plaza_Mayor
Placa conmemorativa en la que se menciona a Rodrigo Caballero y Llanes como promotor del proyecto de la plaza Mayor
d-rodrigo-y-churrigera-p1030465
Medallones con las efigies de Rodrigo Caballero y Llanes (izqda.) por su labor iniciadora de la plaza y del arquitecto Alberto Churriguera (dcha.) encargado de las primeras fases de la construcción

La construcción llevó algunos años, durante los cuales el consistorio tuvo que pleitear con los propietarios de las casas de los pabellones, y diversos maestros fueron los encargados de llevarla a cabo. Caballero es, además, el autor del programa iconográfico de la plaza, que se plasma en forma de medallones colocados en el espacio comprendido entre el arco y el dintel de cada uno de los ochenta y ocho arcos de medio punto que recorren la plaza en los que personajes de gran relevancia (monarcas, literatos, santos, filósofos…) quedan representados.

IMG_2981
Medallón de Miguel de Unamuno
IMG_2982
Imagen de Santa Teresa de Jesús
IMG_2983
El escritor Miguel de Cervantes Saavedra

Asimismo, la plaza encierra algún que otro misterio, como la inscripción que se puede leer al pasar por el arco que va hacia el mercado de abastos, conocida como la inscripción de la mujer muerta. Nada se sabe de ella, pero aun así no pasa desapercibida, formando parte de los mitos y leyendas de Salamanca.

detalleplazaR_thumb7
“Aquí se mató una muger rueguen a Dios por ella año de 1838”

Este es el lugar donde se emplaza el ayuntamiento, además de la cafetería más antigua de la ciudad, el centenario café literario Novelty -conocido simplemente como el Novelty por los salmantinos- que ha sido punto de encuentro habitual de los literatos y artistas de la ciudad desde su inauguración en 1905. En él fue donde seguramente Miguel de Unamuno dijo en una de sus tertulias eso de que la plaza Mayor de Salamanca no es un cuadrado perfecto sino “un cuadrilátero irregular, pero asombrosamente armónico”.

IMG_2932
Edificio del Ayuntamiento de Salamanca
IMG_2992
Imagen nocturna del ayuntamiento

Otros asiduos tertulianos del Novelty fueron la escritora salmantina Carmen Martín Gaite y Gonzalo Torrente Ballester, este último inmortalizado en una figura de bronce a tamaño natural que, sentada a un velador de la entrada del café, da la bienvenida a todo aquel que decide entrar.

IMG_2941
La escultura de Gonzalo Torrente Ballester, obra del escultor Fernando Mayoral
IMG_2945
Sala del café Novelty

A día de hoy, las tertulias continuan y se puede participar en ellas rellenando el formulario que se encuentra en la página web del café.

IMG_2991
Una imagen típica de la plaza Mayor es la de los grupos de tunos que animan con sus cantos y discursos las noches salmantinas

Qué mejor lugar que la plaza Mayor para alojar el medallón conmemorativo del vigésimo aniversario de la declaración de Salamanca como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

220px-Center_of_the_plaza_mayor_salamanca

*

5 comentarios

  1. Pues ahora te pasaría lo mismo, querido elqueviajalejos. Hace un calor que puede cortarse, ¡terrible! Son las once de la noche y, aunque parecía que fuera a refrescar después de caer cuatro gotas, no ha sido así… ¡Otra noche de sofoco! Menos mal que la ciudad lo vale 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s