minientrada Pamukkale, el castillo de algodón turco

Tras una semana de ensueño en Capadocia, empezaba a ser hora de echarse nuevamente a la carretera: iría al parque natural de Pamukkale, al sudoeste del país; en el valle del río Menderes, en la provincia de Denizli, aguardaba una de las joyas indiscutibles de Turquía.

tur_haritasi
Situación de Pamukkale en el mapa de Turquía

Mi viaje a Turquía fue una decisión súbita, no lo analicé demasiado. De repente, se me ocurrió que ya era hora de conocer Estambul y Ankara¹ (aunque a esta última no llegué); tampoco me sonaba mucho más del país, conque simplemente busqué vuelos baratos que más o menos se adecuaran a las fechas que quería y ya. Salía en dos días, saqué la guía de mi librería (colecciono guías y la de Turquía la había comprado hacía poco) y me puse a leer sobre las dos ciudades a las que, en principio, tenía pensado ir. No fue hasta haber llegado a Estambul y encontrarme con solo una noche de alojamiento disponible que pensé en confeccionar un itinerario y dejar la ciudad entre dos continentes para el final, cuando ya tendría cama en el albergue.

Así fue cómo supe de la existencia del conjunto monumental Hierápolis – Pamukkale, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, que aúna perfectamente la belleza de lo natural y de lo construido por el hombre. Si por una parte tenemos las ruinas de una antigua ciudad helenística (Hierápolis, situada en la cima), por otra nos admiramos ante la enorme formación calcárea de aguas termales que es Pamukkale, o castillo de algodón en turco por su disposición a modo de gran montaña blanca.

Un nuevo  trayecto nocturno en autocar (esta vez de diez largas y dolorosas horas con ronquidos, corrientes de aire que amenazaban gripe inminente por mi parte y sonoro vómito recurrente incluidos en el precio) me llevaría hasta el pequeño pueblo que se ha desarrollado a los pies del parque.

A Hierápolis – Pamukkale se puede acceder por tres entradas diferentes: la entrada sur, que se encuentra a unos dos kilómetros del centro del pueblo, la entrada norte, en la vecina Karahayit (famosa por sus lujosos hoteles con balnearios), y una tercera -la que elegí-, que permite el acceso con solo recorrer la calle principal.

img_0782
Entrada al parque natural Hierápolis – Pamukkale desde la calle principal del pueblo (hice la foto la noche anterior a mi visita); también es una buena idea tomar el transporte público hasta la entrada sur (la más cercana a Hierápolis, en la cima del “castillo”) e ir descendiendo hasta atravesar los travertinos y salir por la tercera entrada directamente al pueblo

Antes de pasar por taquilla y desembolsar las 20 liras turcas correspondientes a una entrada de adulto, no olvidéis dar un paseo por la zona de piscinas gratuita, nada más cruzar el cartel de bienvenida, porque es una magnífica carta de presentación de lo que Pamukkale tiene que ofrecer.

img_0868
Zona de piscinas gratuita
img_0877
Otra vista del área de piscinas situada a la entrada del parque
img_0875
Este es el sendero que hay que recorrer desde las piscinas hasta la taquilla que otorga entrada a la zona de travertinos

img_0878
En la taquilla se anuncian los precios de entrada (20 liras turcas para los extranjeros [unos 6 euros] y 10 liras turcas para los ciudadanos turcos [3 euros]); además, se informa de la obligación de descalzarse durante todo el ascenso por los travertinos
 A raíz de unos movimientos tectónicos en la falla de la cuenca del río Menderes allá por el Plioceno, surgieron numerosas fuentes de aguas termales ricas en calcio, bicarbonatos y creta (un tipo de roca sedimentaria). Este fenómeno natural da lugar a gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino que bajan en forma de cascada por la ladera de la montaña como si fueran cataratas congeladas.

En otros casos, los travertinos originan terrazas en forma de medialuna dispuestas en el tercio superior de la ladera a modo de escalones que oscilan entre uno y seis metros de altura y que contienen una capa de agua poco profunda.

img_0885
La formación tiene 160 metros de altura por 2700 de longitud
img_0903
Entrar en las aguas es toda una experiencia
img_0905
Las estalactitas que se forman en muchas ocasiones sostienen y unen las terrazas
img_0906
Más estalactitas en medio de un blanco nuclear que se realza aun más bajo el azul del cielo
img_0924
Las piscinas naturales de aguas termales color turquesa dispuestas en terrazas
img_0959
Las estalactitas ofrecen al paisaje el aspecto de cascadas congeladas
img_0961
Se va ascendiendo entre piscinas, terrazas y estalactitas mientras el agua tibia te acaricia los pies y los ojos se te llenan de blanco
img_0962
Aquí se aprecia la disposición en terrazas
img_0968
A mayor altitud mejores vistas

img_0970

img_0974

img_0976

img_0949
Vista del área de piscinas gratuita y del pueblo de Pamukkale desde la cima

Con el fin de preservar este castillo de algodón, es obligatorio recorrerlo calzado en mano, lo cual, además de un placer al entrar en contacto con las cálidas y cristalinas aguas, es una forma de enmendar las enormes negligencias pasadas. Entonces, se construyó una rampa de asfalto para acceder a la parte principal y los turistas se paseaban por el lugar con los zapatos puestos, bajaban por las laderas montados en bicis y motocicletas, y se lavaban con jabón y champú en las pozas; además, la cima se pobló de hoteles cuya construcción causó importantes daños en los restos de Hierápolis, las aguas termales de las fuentes se utilizaron para llenar las piscinas de los hoteles y se vertieron aguas residuales sobre el monumento. Una verdadera salvajada.

img_0918
Mi nuevo amigo sabía dónde echarse la siesta
img_0977
ZAPATOS NO

En este punto empieza la visita a la ciudad de Hierápolis, que explicaré en otra entrada. ¿Qué os ha parecido esta excursión blanca? Me encantará saber vuestras opiniones.

 

*

 


¹La forma tradicional española de la capital de Turquía es Angora, aunque hoy se emplea la forma turca Ankara; no obstante, el nombre tradicional sigue presente en la denominación de diversas especies de animales, como gato, cabra o conejo de Angora, y también se denomina así la lana que se obtiene del pelo de este último animal

 

 

 

 

 

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s