Un baño de realidad: Visita a los campos de concentración de Auschwitz (II)

Publicado por
Desde la apertura de Auschwitz I, las detenciones de judíos no cesaron por lo que, apenas un año después, Himmler ordenó la construcción de un nuevo campo de concentración en el que ubicar a los nuevos presos: Nacía el campo de Birkenau.
A tres kilómetros del campo principal, con 250 barracones de ladrillo y madera que llegaron a albergar a más de 100 mil presos, en él se llevó a cabo la solución final de la cuestión judía (Endlösung der Judenfrage) al más alto nivel, convirtiéndolo en un campo de exterminio.
Birkenau, Auschwitz II o también llamado Auschwitz-Birkenau es la segunda parte del recorrido que realicé por este gran campo de concentración y exterminio construido cerca del pueblo del mismo nombre (Brzezinka, en polaco) en territorio de la Polonia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial y que estuvo en activo entre 1940 y 1945.

Cuando me vi preparada después de mi paso por Auschwitz I, tomé uno de los autobuses gratuitos que funcionan como lanzaderas entre los campos y, en unos minutos, me encontré de pie frente a la siniestra entrada de este segundo campo. La visita por Birkenau la hice por libre, sin guías, quizás para reflexionar sobre todo lo que me habían explicado en el recorrido por el campo principal.

1024px-birkenau_gate
Edificio de entrada a Birkenau

No por haber visto innumerables veces esta misma imagen del edificio me impuso menos. Nada como la realidad para prevenirte sobre lo que se avecina, la más abominable degeneración del ser humano.

100_1893
Lo había visto tantas veces en fotos y documentales que pensaba que no me impresionaría, pero no fue así: la entrada a Auschwitz-Birkenau te encoge por dentro

Durante los tres años de actividad de Auschwitz II, llegaron hasta aquí miles de convoyes repletos de prisioneros, en su mayoría judíos europeos.

IMG_3456
Ejemplo del tipo de vagón en que deportaban a los prisioneros hasta Auschwitz-Birkenau

El campo de Birkenau fue diseñado de manera que las vías del tren entraran en el propio recinto para, por una parte, camuflar los vagones de prisioneros y, por la otra, agilizar la selección inicial de los mismos evitando las largas caminatas (como sucedía en otros campos).

100_1897
Vías entrando en el campo de Birkenau | A la derecha, vista de la alambrada electrificada y una torre de vigilancia | A la izquierda, algunos barracones entre los cuales se esconden los crematorios y las cámaras de gas
IMG_3453
Otra imagen del perímetro del campo y de la torre de vigilancia | Parece mentira que bajo un cielo azul tan bonito pudiera haber un lugar tan atroz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

→El campo, que tuvo la mayor población de presos de todo el complejo, estaba dividido en más de una docena de secciones separadas por cercas de alambre de púas electrificados

→Al igual que Auschwitz I, Birkenau era patrullado por guardias de las SS, incluidos guardias con perros después de 1942

→El campo incluía secciones para mujeres, hombres, un campo familiar para romaníes (gitanos) deportados de Alemania, Austria y del protectorado de Bohemia y Moravia, y un campo familiar para las familias judías deportadas del gueto de Theresienstadt

→En este nuevo campo se construyeron cuatro cámaras de gas, con sus respectivos crematorios, más grandes y modernizadas que la de Auschwitz I. Eran recintos subterráneos camuflados como duchas colectivas con capacidad de hasta 2500 personas

→Los prisioneros eran conducidos al vestuario y, una vez allí, debían soportar la humillación de desnudarse conjuntamente para, seguidamente, dirigirse a lo que pensaban se trataba de una ducha. Entraban en la cámara y las puertas se cerraban herméticamente tras ellos, se liberaba el ácido cianhídrico y los prisioneros morían por asfixia tras agonizar entre espasmos y convulsiones

→Acto seguido, los Sonderkommandos trasladaban los cuerpos a la planta superior, donde se ubicaban los crematorios, y les cortaban el pelo, revisaban sus orificios en busca de pequeños objetos de valor y les arrancaban los dientes de oro. Los documentos personales de los presos eran destruidos

Las cenizas resultantes servían para abonar campos (se vendían a empresas de fertilizantes) o simplemente se vertían en ríos y estanques cercanos.

Al bajar del tren, los recién llegados a Auschwitz-Birkenau pasaban por un proceso de selección. Los que consideraban válidos para trabajar iban hacia los barracones del campo, los que no (ancianos, niños, madres con hijos pequeños, enfermos, etc.) eran enviados inmediatamente a las cámaras de gas, disfrazadas como duchas para engañar a las víctimas (incluso había alcachofas de ducha colgando del techo).

Por otro lado, los efectos personales de las víctimas eran confiscados y clasificados en el cobertizo al que denominaban «Kanada» (Canadá, un lugar que simbolizaba riqueza) para, posteriormente, ser enviados a Alemania.

IMG_3318
Proceso de selección en la plataforma/rampa de llegada de Birkenau [fotografía expuesta en Auschwitz I]
IMG_3322
Después de la selección [fotografía expuesta en Auschwitz I]
Aunque los primeros barracones de Birkenau fueron de ladrillo, el tiempo acuciaba y ya no se podía seguir con las construcciones de obra; los siguientes, decenas de ellos, se construyeron de madera.

100_1900
Decenas de barracones, alineados, en un campo inmenso y sin esperanza
100_1903
Interior de un barracón, modelo de todos los demás | Sin espacio prácticamente para nada más que para estar echado, vemos las literas a tres niveles en las que se acostaban, apretujadas, hasta cinco personas

Ninguna de las construcciones de Birkenau contaba con sanitarios. En su lugar, los presos eran conducidos a un edificio con letrinas donde debían satisfacer sus necesidades corporales en grupo y por tiempo muy reducido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las mujeres llegaron más tarde a Auschwitz. Muchas de ellas eran obligadas a prostituirse en el burdel del campo; otras lo preferían por poder así «disfrutar de mejores condiciones». Se realizaban revisiones periódicas en el burdel, y las demasiado enfermas eran conducidas a las cámaras de gas y remplazadas por otras.

Pude entrar en el edificio destinado a la detención de mujeres. En él se hacinaban en literas de tres niveles cinco de ellas por espacio esperando ser llevadas a las cámaras de gas. Durante la espera, no recibían alimentación alguna.

11022609
Interior del barracón de detención de mujeres | Aquí pasaban sus últimos días, sin agua ni alimento, hasta ser conducidas a las cámaras de gas

Llegué a las ruinas dinamitadas de las cámaras de gas de Birkenau, prueba del intento nazi por destruir las evidencias de los hechos ante la inminente llegada de los aliados.

IMG_3461

IMG_3462

→El 17 de enero de 1945, a días de la liberación del campo, las SS iniciaron la evacuación de Auschwitz y la mayoría de los prisioneros, por entonces totalmente desnutridos y extenuados, fueron forzados a marchar hacia el oeste
→Miles de deportados ya habían sido asesinados en los campos días antes de que comenzase esa marcha de la muerte, en la que también perecieron miles de personas de agotamiento, hambre y frío
→El 27 de enero de 1945, las tropas soviéticas entraron en Auschwitz y liberaron a los más de 7000 presos restantes, la mayoría de los cuales estaba a las puertas de la muerte.

 En 1947, el parlamento polaco declaró que lo que quedaba del campo debía ser «preservado para siempre como un memorial al martirio de la nación polaca y otros pueblos». Cinco años más tarde, un grupo de supervivientes y parientes de víctimas organizó el Comité Internacional de Auschwitz, que debía supervisar los proyectos del memorial.

En 1957, el mismo comité lanzó una competición para construir un monumento que proporcionase un lugar específico para la conmemoración y las ceremonias oficiales. La inscripción en 20 tablas de piedra y 20 lenguas diferentes —incluyendo yidis y hebreo— «un millón y medio de personas, sobre todo judíos procedentes de varios países de Europa, fueron asesinadas en ese lugar por los nazis entre los años 1940 y 1945» recuerda lo acaecido en ese lugar.

IMG_3464

img_3543
Placa escrita en español sefardí

 

**

Los campos subalternos de trabajo instalados en el complejo de Auschwitz estaban estrechamente relacionados con la industria alemana, principalmente en las áreas militar, metalúrgica y minera.

→El campo de trabajo más extenso era Auschwitz III Monowitz (Monowice, en polaco, por su cercanía a esta población), asociado a la planta Buna-Werke de la empresa IG Farben, producía combustibles líquidos y goma sintética

→A intervalos regulares, se llevaban a cabo revisiones sanitarias por parte del personal médico de Auschwitz II para enviar a los más débiles y enfermos a las cámaras de gas de Birkenau.

El campo de Auschwitz-Monowitz no forma parte del complejo museístico que he recorrido. Allí era donde vivía (y moría) la mano de obra esclava que trabajaba en el complejo industrial de I.G. Farben. Ambos lugares estaban cerca, pero los presos tenían que caminar hasta la fábrica cada mañana y deshacer el camino por la noche en pésimas o inexistentes condiciones físicas.

En la actualidad quedan algunos edificios en el complejo industrial que siguen activos, pero son de propiedad privada y no pueden visitarse.

IG-Farbenwerke Auschwitz
Fábrica de IG Farben en Monowitz (cerca de Auschwitz) en 1941 (Fuente: Bundesarchiv, Bild 146-2007-0057 / CC-BY-SA 3.0)

La ubicación exacta en la que se situaba el campo (a varios kilómetros de Auschwitz-Birkenau) está, hoy en día, ocupada por una urbanización de clase media alta. Quedan por allí algunas estructuras, pero no son fácilmente reconocibles; para distinguirlas y conocer sus funciones, se necesita ayuda experta igual que para llegar al pequeño memorial en honor a las víctimas, que me gustaría ver algún día.

 


INFORMACIÓN ÚTIL PARA VISITAR AUSCHWITZ:

♦ La manera más práctica de llegar es ir desde Cracovia, que está a 59 km de Auschwitz

♦ Desde Cracovia, puedes ir en tren hasta la ciudad de Oświęcim (es decir, Auschwitz, en polaco) y, una vez allí, andar hasta el Museo (está a unos 2 km) o bien tomar uno de los autobuses locales que hacen este trayecto

♦ Desde Cracovia, puedes optar por viajar en autobús; si es así, la principal compañía de autobuses polaca (PKS) cubre este recorrido varias veces al día y te deja prácticamente a la entrada del Museo (esta fue la opción que elegí)

♦ De Auschwitz I a Auschwitz-Birkenau, lo mejor es tomar una de las lanzaderas gratuitas habilitadas para tal fin

♦ En cuanto a visitas guiadas, estas pueden ser privadas o bien puedes unirte a la visita general. Para más detalles y precios, puedes consultar el apartado correspondiente de la web oficial del Museo aquí

♦ Si prefieres ir por libre, no hay ningún problema. El acceso al museo es gratuito y puedes recorrerlo a tu ritmo.

 

*

 

4 comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s