Semana Santa en Jerusalén: Siguiendo las últimas horas de vida de Jesús (1ª parte) | Día 6: Llegando al final

Publicado por

Siguiendo con el reto de escritura que me propuse hace unos días, os hablaré de mi experiencia viviendo la Semana Santa en Jerusalén. Fue un viaje de dos meses, en el que incluí esta época del año a propósito y, en verdad, no me decepcionó.

 

**

Celebración de Jueves Santo: Última Cena, oración en el monte de los Olivos, traición de Judas y detención de Jesús

«Dícenle los discípulos: ¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de la Pascua? Y Jesús envió a Jerusalén a dos de ellos, diciéndoles: Id a la ciudad y encontraréis a un hombre que lleva un cántaro de agua, seguidle; y en donde quiera que entrare, decid al amo de la casa: “El Maestro dice: ‘¿Dónde tengo la sala donde pueda comer la Pascua con mis discípulos?'”. Y él os mostrará una habitación en el piso de arriba, grande, ya lista y dispuesta. Preparádnosla allí» – Evangelio de San Marcos

IMG_0543
Puerta de Sion y calle que conduce al Cenáculo

Saliendo de la ciudad vieja de Jerusalén por la puerta de Sion (una de las ocho que conforma la muralla), una calle que sigue el recorrido del muro conduce al Cenáculo. Situado en una casa de Jerusalén propiedad de un amigo de Jesús, disponía de una planta baja, utilizada para las oraciones, y una planta alta usada como comedor. Es aquí donde, según el Nuevo Testamento, Jesús celebró con los apóstoles la última cena de su vida, antes de morir en la cruz; y también es el lugar donde a los 50 días de la resurrección del Señor, el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles y María en el día de Pentecostés impulsándoles a salir y predicar la Buena Nueva —lo que marcaría el comienzo «oficial» de las actividades de la Iglesia.

IMG_0471
De acuerdo con la inscripción original que se encuentra sobre la entrada, la puerta de Sion -situada al sur de la Ciudad Vieja, frente al Monte Sion (de ahí su nombre)-, fue construida por el sultán otomano Solimán el Magnífico en 1540 | La estrella de David en el pavimento fue diseñada por el arquitecto israelí Shlomo AronsonPresenta el impacto de los enfrentamientos armados entre árabes e israelíes de 1948 (guerra árabe-israelí)

Se accede al Cenáculo a través de un edificio anexo, subiendo unas escaleras interiores y atravesando una terraza a cielo abierto. Se trata de una sala gótica de unos 15 metros de largo y 10 de ancho, prácticamente vacía de adornos y mobiliario, fruto de una antigua reforma franciscana. Varias pilastras en las paredes y dos columnas en el centro, con viejos capiteles reutilizados, sostienen un techo abovedado. En las claves quedan restos de relieves con figuras de animales; en particular, se reconoce un cordero, símbolo de Jesús, y unos pelícanos, símbolos de la eucaristía.

IMG_0490
Interior del Cenáculo

En 1342, por bula papal, quedó constituida la Custodia de Tierra Santa y los reyes de Nápoles cedieron a los franciscanos la propiedad del Santo Sepulcro y el Cenáculo —que, a su vez, habían adquirido al sultán de Egipto. No sin dificultades, los franciscanos habitaron en Sion durante más de dos siglos hasta ser expulsados por la autoridad turca en 1551. Treinta años antes ya les había sido usurpado el Cenáculo y convertido en mezquita hasta que, en 1948, pasó a manos del estado de Israel, que sigue administrándolo.

Tras la cena, Jesús y sus apóstoles cruzaron el valle de Cedrón (valle de Kidron o de Josafat) para llegar al huerto de Getsemaní, un jardín del monte de los Olivos al que este se alejó a rezar mientras los discípulos dormían.

IMG_0937
El monte de los Olivos visto desde el complejo de edificios del Cenáculo
IMG_0598
Descendiendo al valle de Cedrón para ir al monte de los Olivos
IMG_0594
En el Cedrón están, supuestamente, las sepulturas de Absolón, el hijo díscolo del rey David, Santiago, primer obispo de Jerusalén y hermano de Jesús, y Zacarías, padre de Juan el Bautista
IMG_0938.JPG
La ascensión al monte de los Olivos puede resultar durilla, sobre todo si el sol es fuerte

El huerto de Getsemaní es hoy una cuidada superficie de 1200 metros cuadrados con el monte de los Olivos a su espalda y las murallas de la ciudad vieja de Jerusalén al frente.

IMG_0636
Vista de la muralla de Jerusalén desde el huerto de Getsemaní | En el centro, la puerta Dorada, la más antigua de las entradas a la Ciudad Vieja, que permanece sellada por orden de Solimán el Magnífico porque, según la tradición judía, es la que utilizaría el Mesías para entrar en la ciudad | Delante de ella se extiende un cementerio musulmán
IMG_0940
Entrada al bonito huerto de Getsemaní

Según un estudio realizado por el Consejo Nacional de Investigaciones Italiano, ocho de los olivos que allí crecen tienen por lo menos 2000 años y tres de ellos son genéticamente iguales a restos de olivo de la época de Jesús. Sus troncos miden ahora tres metros de diámetro y sus olivas, maduradas bajo el seco calor del verano jerosolimitano, producen un aceite viscoso que los franciscanos —custodios desde 1681 del lugar— reparten por todos los monasterios que tienen en Tierra Santa.

IMG_0943
El huerto de Getsemaní y, al fondo, las características “burbujas” del techo de la basílica de las Naciones
IMG_0956
El olivo situado en primer plano fue plantado por el papa Pablo VI el 4 de enero de 1964 | De nombre secular Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini, este papa italiano fue el número 262 de la Iglesia católica y soberano de la Ciudad del Vaticano desde el 21 de junio de 1963 hasta su muerte, el 6 de agosto de 1978

Durante mi visita, conocí al jardinero que cuida del huerto. Se trata de Emile, un palestino que lleva años mimando estos árboles. Fue él quien, al saber de dónde venía, quiso presentarme al padre Manuel, un fraile franciscano andaluz que lleva toda su vida en Tierra Santa.

IMG_1005
Emile y el padre Manuel

Justo al lado del huerto, se levanta la basílica de Getsemaní (de la Agonía o de las Naciones), en cuyo interior se encuentra la porción de roca sobre la que Jesús oró antes de ser apresado.

IMG_0619
Exterior de la basílica de Getsemaní | Desde la distancia, las luminosas teselas que forman el impresionante mosaico frontal devuelven un bello reflejo del sol
IMG_0626
El mosaico representa a Jesús actuando de mensajero entre Dios y las naciones del mundo

IMG_0961

La basílica descansa sobre los cimientos de dos templos anteriores, una basílica bizantina del siglo IV, destruida por un terremoto en el año 746 y una capilla cruzada del siglo XII, abandonada en 1345.​ Las obras del edificio actual, diseñado por el arquitecto Antonio Barluzzi,​ se llevaron a cabo entre 1919 y 1924​ empleando fondos provenientes de distintos países (de ahí su apelativo «de las Naciones»), cuyos símbolos aparecen en los mosaicos del techo en recuerdo de su contribución en la construcción. La iglesia está formada por tres naves coronadas por ábsides semicirculares y dos filas de seis columnas corintias rosadas sostienen doce bóvedas.

Según el proyecto de Barluzzi, todos los elementos debían contribuir a evocar el ambiente nocturno de aquel jueves de Pascua cuando, entre el ramaje de los olivos y a la luz de la luna llena, Jesús experimentó la agonía y el abandono en la voluntad del Padre.

Para el interior, el arquitecto concibió la iluminación como el elemento característico: los grandes ventanales de las paredes laterales, con vidrios opalescentes de colores violáceos, crean una sombría penumbra que contrasta fuertemente con la blanca luminosidad exterior. La luz, filtrada por los orificios geométricos en toda la gama del violeta, entra al templo dibujando el signo de la cruz.

IMG_0964
La magnífica puerta de entrada al templo está adornada con figuras de olivos
IMG_0984
Aquí se pueden apreciar las ventanas con los dibujos de cruces en sus vitrales

Esta ambientación nocturna creada en el interior de la basílica se intensifica con la decoración de los mosaicos de las doce bóvedas, en las que, sobre un fondo azul oscuro, brilla un cielo estrellado enmarcado en ramas de olivo. En el centro de cada una de las bóvedas están representados diversos motivos que aluden a la pasión y muerte de Jesús así como el escudo de la Custodia de Tierra Santa. En recuerdo de las naciones que contribuyeron a la realización de la basílica se reproducen sus escudos y banderas en las cúpulas y en los mosaicos del ábside: comenzando por el ábside de la nave izquierda figuran Argentina, Brasil, Chile y México; en la nave central Italia, Francia, España e Inglaterra; y en la nave derecha Bélgica, Canadá, Alemania y Estados Unidos.

church-of-nations-gethsemene_

Para la decoración del suelo, el arquitecto tuvo el innovador acierto de reproducir los mosaicos y la planta de la antigua basílica. Bandas de piedra gris siguen el perímetro de los muros de la iglesia bizantina acompañadas por una línea de mármol blanco y negro en zigzag.

IMG_0966

Por su parte el artista Pedro D’Achiardi, tomando como modelo los fragmentos de mosaico encontrados en las excavaciones, reconstruyó el diseño de los motivos geométricos de los mosaicos del siglo IV. Por la basílica se van encontrando pequeñas ventanas de cristal que permiten observar las teselas del mosaico original.

oli19

Al entrar en la basílica, la mirada se eleva directamente hacia la escena de la agonía de Jesús, representada en el ábside central. La composición, ideada por el maestro Pedro D’Achiardi, es deliberadamente sencilla y con formas estilizadas a fin de ayudar al observador a identificarse con la humanidad de Cristo.

IMG_0965

En el centro aparece Jesús, postrado sobre la roca que le sirve de apoyo, en el marco nocturno del huerto de los Olivos. Los tres apóstoles elegidos por Jesucristo para que le acompañaran (Pedro, Santiago y Juan) —y que se quedaron dormidos a pesar de las repetidas súplicas de este para que se mantuvieran despiertos— se dejan ver un poco más lejos, tras los árboles. La oscura bóveda celeste acentúa la ambientación nocturna, en la que resplandece, desde lo alto, un ángel que baja para confortar a Cristo.

 «Y se le apareció un ángel del cielo, que lo confortaba. En medio de su angustia, oraba con más intensidad. Y le entró un sudor que caía hasta el suelo como si fueran gotas espesas de sangre» – Evangelio de San Lucas

IMG_0968
El Comisariado Húngaro sufragó los gastos para la realización del mosaico; por ello aparece su enseña nacional en la base del mosaico, junto al escudo de la Custodia de Tierra Santa

Los mosaicos de los dos ábsides laterales son obra de Mario Barberis. A pesar de la diversidad artística y de composición de estos dos mosaicos con respecto al central, la utilización de la misma gama cromática y la idéntica ambientación nocturna en el escenario del huerto de los Olivos confieren a todo el conjunto una ajustada uniformidad.

En el ábside de la nave izquierda está representado el beso con el que Judas traicionó a Jesús, como signo acordado con los guardias y los sumos sacerdotes para identificarlo. La traición, narrada por los cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), está representada con un Jesús abrazado por Judas en el centro, los apóstoles coronados con aureola a la izquierda y los guardias que se alumbran con una antorcha a la derecha.

IMG_0985
Además de los tres mosaicos y del lugar en que se venera la roca, aquí se puede apreciar la cenefa en zigzag que recorre el suelo de la basílica y los restos de piedra (extremos de la foto) de la antigua iglesia

El eje de la basílica es, sin duda, la roca desnuda expuesta a la veneración. La piedra actual, que tras casi un siglo de devoción ya empieza a mostrar signos de desgaste, está cercada por una corona de espinas entrelazadas, realizada en hierro forjado y plata, con una altura de treinta centímetros y ligeramente inclinada hacia la roca. Es obra del artista Alberto Gerardi y está rematada por dos palomas moribundas de plata que decoran las esquinas y por tres cálices de los que beben dos palomas más, uno en cada lado del recinto: todos los símbolos aluden a la pasión y martirio de Cristo.

oli18

538

IMG_0991
Fieles rezando ante la roca
IMG_0990
Los murmullos de los rezos son lo único que rompe el silencio imperante en la basílica

Muy cerca de la basílica de Getsemaní se encuentra lo que se conoce como tumba de María. Según los cristianos ortodoxos, este fue el lugar en que se depositó el cuerpo de la Virgen tras su muerte; no lo creen así los católicos, para quienes María ascendió a los cielos desde la hoy iglesia de la Dormición, situada muy cerca del Cenáculo. Dejaremos, sin embargo, esta visita para otra ocasión porque, en este recorrido por las últimas horas de vida de Jesús, la próxima parada es la gruta situada al final de la callejuela que se ve a la derecha de la foto siguiente: se trata de la gruta de Getsemaní o de la Traición, puesto que la tradición, a partir del siglo IV, sitúa en este lugar el capítulo de la traición de Judas.

IMG_1013
Cruzando esta puerta y bajando unas escaleras muy empinadas se accede a la que, según la fe cristiano-ortodoxa, sería la tumba de María; en el mismo lugar se hallarían también las tumbas de sus padres, Joaquín y Ana, y de su marido José | El callejón de la derecha conduce a la gruta de la Traición

Por tanto, después de su agonía en el huerto de los Olivos, Jesús volvió a la gruta para reencontrarse con el resto de apóstoles, y allí lo abordó Judas con los guardias y los sacerdotes judíos.

oli2
Entrada a la gruta de la Traición

La actual entrada data de 1655, construida después de que un aluvión volviera impracticables las entradas precedentes. La gruta mide 19×10 metros y siempre ha mantenido una fisonomía bastante natural, a pesar de las muchas transformaciones que ha sufrido. En un principio debía de ser un espacio de tipo agrícola, con cisternas, canalillos de agua y, tal vez, una prensa de aceite; a partir del siglo IV se convirtió en iglesia rupestre con finalidad funeraria.

oli3
La gruta cobija hoy día una pequeña iglesia católica cuyas paredes conservan restos de pinturas de la época de los cruzados

La bóveda, rocosa y decorada, en parte natural y en parte tallada artificialmente, está sustentada sobre pilares, también estos parcialmente naturales. El cielo, pintado con estrellas de varios colores sobre un fondo blanco, deja espacio en el presbiterio a un ciclo pictórico del que queda alguna huella y que probablemente presentaba tres escenas: la oración de Jesús en el huerto, Cristo con los apóstoles y el ángel que consuela al Salvador.

Se ha conservado una inscripción en latín a la derecha del presbiterio compuesta por 565tres líneas con letras mayúsculas en blanco sobre un fondo rojo y negro. La traducción propuesta dice así: «Aquí el Rey Santo sudó sangre. Cristo, el Señor, frecuentaba estos lugares a menudo. Padre mío, si quieres, aleja de mí este cáliz». Probablemente otras inscripciones como esta separaban las escenas representadas con el fin de describirlas.

Las pinturas realizadas al fresco son obra del artista Umberto Noni. La que está justo detrás del altar representa la oración diaria de Jesús entre los apóstoles, ambientada en el interior de una gruta como esta de Getsemaní.

__

Después del beso de Judas, Jesús fue aprehendido y conducido a Jerusalén atravesando nuevamente el valle de Cedrón y subiendo la colina que, aun hoy, conduce a la puerta de los Leones. Ahí arranca la Vía Dolorosa o camino de la cruz.

*Próxima entrada: Las catorce estaciones del viacrucis

¡Nos vemos, de nuevo, mañana!

 

 

*

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s