La tradición del “merletto” buranés

Publicado por

De Burano sorprenden sus encantadoras casas multicolor, sus ventanas repletas de flores, las cortinas a rayas que cubren las puertas haciendo alarde de sus orígenes marcadamente pesqueros; pero lo que a mí me llamó más la atención fueron las mujeres sentadas en la calle con la vista puesta en sus delicadas labores: son las merlettaie.

Como hija, nieta, biznieta y, seguramente, tataranieta de auténticas artistas del hilo y la aguja, no puedo por menos que maravillarme frente a semejantes obras de arte de las que sé apreciar el valor y el tiempo invertido en llevarlas a cabo porque lo he visto en casa; así que las encajeras buranesas fueron la guinda del pastel de mi viaje a la isla.

8-1030x685

Existe una leyenda muy extendida sobre el arte del encaje buranés o merletto según la cual un pescador prometido para casarse con una joven de la isla fue tentado por los cantos de la reina de las sirenas mientras faenaba en el mar de Japón. Como el chico logró resistirse a sus encantos, la sirena, fascinada ante tal muestra de fidelidad, golpeó con su cola el flanco de la embarcación del pescador y de la espuma formada por el movimiento del agua surgió un delicadísimo velo nupcial para la futura esposa. Llegado el día de la boda, la novia fue tan admirada por las demás jóvenes de Burano que se originó una especie de competición: todas ellas trataron de imitar el encaje del velo con que la reina de las sirenas la había obsequiado con la esperanza de crear uno igual de bello que lucir en el día de sus respectivos enlaces. Leyendas aparte, lo cierto es que los orígenes del arte del encaje veneciano se pierden en el tiempo.

10-1030x685

5-tombolo-ad-ago-685x1030

A día de hoy, podemos aprender sobre la historia de este arte visitando el magnífico Museo del Merletto, abierto en 1981 y situado en la piazza Galuppi, en el mismo lugar que, en primer lugar, ocupó el histórico palacete del podestà (nombre que recibía el primer magistrado de las ciudades del centro y norte de Italia) y, más tarde, la Scuola di Merletti (1872).

IMG_6321
Aspecto actual del Museo del Merletto
ebe6d61e69928c891e8cc15d53dbb889--burano-instagram
Merlettaia trabajando en el Museo del Merletto

Durante las horas de apertura (de martes a domingo, de 10.00 h a 17.00 h), el museo ofrece un recorrido expositivo articulado cronológicamente y por temas, en el que se pueden admirar más de doscientos ejemplares de belleza indescriptible de la tradición veneciana y una rica documentación histórica conseguida a través de diseños, fotografías y testimonios iconográficos; un verdadero viaje a través de la evolución de este antiguo oficio nacido de la combinación de instrumentos tan humildes como la aguja y el hilo elevados a herramientas nobles gracias a la habilidad de las maestras merlettaie. De hecho, uno de los mayores atractivos que ofrece el museo es poder ver cada mañana a estas artesanas en plena acción, con sus labores en el regazo, los pies apoyados en un escabel de madera y las manos moviéndose sin parar con movimientos limpios y perfectamente coordinados, fruto de años de experiencia adquirida generación tras generación.

Un poco de historia

En un principio, el arte del merletto se llevaba a cabo en la tranquilidad de los conventos y las labores, una vez terminadas, se reservaban para la decoración de las iglesias. En los siglos XV y XVI, los gremios de artesanos empezaron también a elaborar encaje, aunque en Venecia —así como en otras importantes ciudades encajeras del norte de Francia y de Flandes— los conventos continuaron siendo centros de producción muy prolíficos. Puesto que el encaje se consideraba una actividad «muy adecuada» para la mujer, en especial para aquella dedicada a la vida contemplativa, las mujeres enclaustradas pasaban la mayor parte de sus vidas aguja e hilo en mano. Además, el encaje supuso la formación de muchas scuole que, entre otras actividades benéficas, organizaban el trabajo para las personas consideradas «víctimas de las circunstancias» —esto es, mujeres que permanecían solteras pasada la edad de casarse, jovencitas huérfanas y, básicamente, todas aquellas sin una posición que encajara en los roles de la implacable escala social veneciana—.

El cenit del encaje buranés —que se conoció como punto in aria (punto en el aire) por realizarse sin utilizar tela como soporte— fue entre 1620 y 1710, coincidiendo con la máxima demanda de este por parte de la nobleza y realeza europeas. En esa época, la moda dictaba llevar cuellos y puños de encaje así como pañuelos, guantes y otros accesorios que utilizaban mujeres y hombres por igual. Con el fin de poder hacer frente al gran volumen de pedidos, los mercaderes de tela venecianos trasladaron su producción a las islas más pequeñas de la laguna donde consiguieron mano de obra más barata. Al poco tiempo, el encaje elaborado en la isla de Burano se convirtió en el más estimado de toda Europa: vestirlo era sinónimo de estatus entre las clases nobles, retratarse con él era una forma de dejar constancia de su peso en la sociedad, y dejarlo en herencia constituía el ajuar más preciado.

83cb9752563546e7e21a0233e0ffed62
“Retrato de Peter Saltonstall”, autor desconocido, 1610
4fa1bd0d46be680f226136377941bc12
“Retrato de dama noble”, Justus Sustermans
catalina
Retrato de una joven Catalina de Médici con un cuello de merletto
louis_xiv_of_france
“Retrato de Luís XIV como monarca”, Hyacinthe Rigaud, 1701, en el Museo del Louvre (París) | El rey encargó a artesanas venecianas (y no francesas) la elaboración del cuello de sus ropajes en el día de su coronación (1654), un trabajo que llevó a Lucretia y Vittoria Torre, que vivían en el hospicio de la Giudecca, alrededor de dos años

En 1665, el ministro de Finanzas francés Jean-Baptiste Colbert, en vista de la gran demanda de encaje en toda Francia, decidió traer a su país a un grupo de encajeras venecianas para que enseñaran el arte en los centros de producción de encaje de Reims y Alençon. Resultado: el punto in aria típico de Burano se convirtió en point de France, iniciándose así una fuerte competencia con el producto buranés. A pesar de ello, la industria veneciana siguió disfrutando de buena salud durante algunos años más hasta que sobrevino el fin de la República de Venecia. La crisis provocada por la caída de la Serenissima, en 1797, devolvió la producción del merletto a sus orígenes exclusivamente familiares y, de resultas de ello, el número de merlettaie decayó hasta prácticamente desaparecer.

cencia_scarpariola
Postal con la imagen de la Sra. Cencia Scarpariola [Museo del Merletto]
No fue hasta finales de 1800 cuando gracias al político Paolo Fambri, que reunió a un grupo de personas y los recursos suficientes para reflotar la maltrecha economía buranesa, se inició un proceso de recuperación de la tradición del encaje. Por esa época, únicamente una merlettaia, ya anciana, recordaba cómo elaborar el punto in aria di Burano, tan celebrado durante siglos en todo el mundo. La última depositaria de todos los secretos del arte del merletto buranés era la señora Vincenza Memo, conocida en la isla como Cencia Scarpariola, y ella fue la encargada de enseñar a la maestra del pueblo, Anna Bellorio d’Este, quien a su vez enseñó a sus hijas y a un grupo de jovencitas. La industria empezó a respirar de nuevo, y las mujeres pudieron contribuir al sustento de sus familias al tiempo que lo hacían los hombres. Este resurgimiento significó una nueva era para el merletto durante la cual se introdujeron puntos nuevos que elevaron el encaje buranés al nivel de obra de arte.

015Burano
Burano dedicó una calle a la única mujer que pudo traspasar sus conocimientos del arte del merletto

Tal esfuerzo e iniciativa resultó en la apertura, en 1872, de la Scuola di Merletti (escuela de encaje) gracias al mecenazgo de la condesa Andriana Marcello, la entonces princesa Margarita de Savoya y diversas otras damas de la nobleza que se comprometieron a adquirir el trabajo que se producía en el centro.

Seguidamente, incluyo un pequeño documental de 1935 que me encantó, en el que se explica muy bien la labor de las merlettaie en el marco de esa época en concreto (en inglés).

JesurumPoster
La empresa de encaje Jesurum, que sigue activa en la actualidad, data de 1870, cuando el empresario veneciano Michelangelo Jesurum la fundó; hoy en día pertenece a la familia Levi Morenos, aunque mantiene su nombre original

Mención especial merece la señora Emma Vidal, cuya vida ha estado indisolublemente ligada al arte del merlettoprimero como joven aprendiza y, más tarde, como maestra merlettaia de la escuela. En la actualidad, Emma ha rebasado el siglo de vida (tiene 102 años) y sigue activa; ved si no el vídeo que sigue, grabado el día que cumplió los 100, en el que podréis disfrutar de su historia contada con voz calmada y amable, gran claridad y mayor lucidez mientras va trabajando. ¡Y ni siquiera usa gafas!

Emma-Vidal-01-da-cornice
Fotografía de jóvenes aprendizas bajo la supervisión de la Sra. Vidal [Museo del Merletto]

Las tiendas especializadas en merletto suelen emplear a merlettaie para que realicen su actividad a la vista de clientes y curiosos. Se trata de señoras muy amables, acostumbradas al turismo, que acceden a responder preguntas con toda naturalidad; eso sí, sin dejar en ningún caso de lado su labor.

Dos de los mejores comercios de la isla son La Perla Gallery, en el 376 de la via Baldassare Galuppi y Martina Vidal, en via San Mauro 309.

 

 

*

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s