Weil am Rhein, la ciudad de las sillas (y de Zaha Hadid, y del Puente de los Tres Países, y de las casas de artistas, y del vino, y de las esculturas…)

Publicado por

Weil am Rhein es una población alemana justo en la frontera con Basilea (Suiza) y Huningue (Francia). Su situación especial entre el Rin y la Selva Negra contribuye a un clima particularmente cálido y apropiado para la producción de vino y, además, los Vosgos y los Alpes se encuentran a la vista. Sin embargo, nada de todo esto había logrado hacer despuntar tanto a la buena de Weil —históricamente una ciudad ferroviaria en la que hacer tránsito— como la llegada, en 1988, de la empresa Vitra y del Vitra Design Museum, de los que pretendo hablar en detalle en entradas posteriores.

IMG_6822
La VitraHaus, diseñada por Herzog & de Meuron, es la tienda insignia de Vitra y el hogar de la Vitra Home Collection

Inicialmente concebido para exhibir una colección privada de muebles de diseño, el museo empezó a ofrecer pequeñas exposiciones monográficas hasta que, bajo la dirección de su fundador, Alexander von Vegesack, llegaron las primeras grandes exposiciones de renombre internacional. Desde entonces, el campus Vitra se ha convertido en un referente mundial en lo que a diseño se refiere; tanto es así que recibe 70 mil visitantes cada año.

IMG_6850
El Vitra Design Museum, obra del arquitecto Frank Gehry, está dedicado a la investigación y presentación del diseño, explorando su relación con la arquitectura, el arte y la cultura cotidiana

Weil am Rhein ha podido así ver crecer su economía no solo con la producción de vino sino con la producción de muebles, especialmente sillas, que son la marca de la casa. En 1998, el grupo de marketing de la ciudad propuso la idea de crear un eslogan que la definiera, y dieron con lo de «Weil am Rhein, Stadt der Stühle» (Weil am Rhein, la ciudad de las sillas) y también con la frase «Take a seat in Weil am Rhein» (tome asiento en Weil am Rhein), a modo de invitación a descubrir la ciudad.

Lejos de dejarlo ahí, se concibió un plan para presentar el concepto silla de la forma más sorprendente posible. Así empezaron las «maxi sillas» —las «Maxiaturen», como las llaman en alemán—, sillas gigantes patrocinadas por distintos comercios y empresas de la ciudad colocadas en lugares estratégicos. Se trata de réplicas de los diseños más relevantes de la historia a una escala que va de 1,5:1 a 8:1. El Vitra Design Museum colabora en el proyecto ayudando a seleccionar y producir las sillas, asegurándose de esta forma que todas ellas son totalmente fieles a los originales.

En noviembre de 1999, se celebró una conferencia de prensa para inaugurar la colocación de las primeras nueve sillas y, a partir de ese momento, el número de las mismas empezó a crecer.

Mi recorrido de las maxi sillas por Weil am Rhein

♦ En la oficina de turismo, se puede obtener un plano de la situación de las sillas.
La dirección es: Hauptstraße 290/1 (calle principal);
horario: de lunes a viernes, de 9.30 h a 12.30 h y de 14.00 h a 17.00 h, y sábados de 10.00 h a 12.00 h;
email: touristinformation@w-wt.de
♦ El plano de las maxi sillas no se ha actualizado desde 2007, por lo que os encontraréis con que de las 20 instalaciones que llegaron a existir —y que todavía figuran en el plano— solo siguen ahí 15, las supervivientes de los actos vandálicos y las inclemencias del tiempo
♦ Algo verdaderamente destacable, bajo mi punto de vista, es lo perfectamente situadas que están para poder hacerse una muy buena idea de la población, sus lugares destacados, sus barrios y hasta sus polígonos industriales. De no haber sido por la ruta de las maxi sillas, jamás habría llegado a conocer rincones verdaderamente interesantes que han contribuido a hacerme pasar un día maravilloso.

He entrado en Weil am Rhein a pie, atravesando la aduana que separa la ciudad suiza de Basilea de esta población alemana. He seguido calle abajo por la Hauptstraße porque recordaba —de mi incursión en autobús de hace un año para visitar el campus Vitra— que la oficina de información turística estaba en esta calle, aunque más hacia el centro. Ahora me encontraba a la salida (o entrada, según se mire) de Weil.

Se trata de una zona agrícola dedicada al cultivo y la producción de vino; se ven tractores y herramientas de labranza por todas partes, y las casas suelen llevar adosado un granero de madera con puertas enormes. Los niños van en bici a la escuela y los adultos se bajan de ella para que tú puedas hacer una foto (¡me pasó!).

⇒ SILLA 1. En medio de pequeñas entradas que van a dar a patios privados —aunque abiertos a la mirada (y al paso, en mi caso) de los transeúntes—, de jardines perfectamente cuidados con flores de mil colores y cantos de pájaros, me he encontrado con la primera silla del día. ¡Qué ilusión! Sin embargo, se trata claramente de una silla «no oficial», realizada por un local con el ánimo de aportar su grano de arena a uno de los pilares que caracteriza su ciudad. ¡Tanto mejor!

⇒ SILLA 2.  Muy animada, he continuado por la calle principal y, en una esquina, me ha llamado la atención la presencia de una gran bodega, magnífica, cobijada en un edificio imponente, de líneas limpias. Me he parado para poder contemplarla con más atención y, ¡bum! ahí estaba otra silla, esta sí parte del recorrido oficial (llevaba una pequeña placa informativa al pie).

IMG_6983

Al leerla, me entero de que estoy ante la Well Tempered Chair, diseñada por Ron Arad (Tel Aviv, 1951) en 1986. Grandes chapas metálicas curvadas conforman las voluminosas formas del asiento, el respaldo y los reposabrazos. A pesar de una primera impresión fría y poco funcional —leo más tarde en la guía que consigo en la oficina de turismo—, el asiento de esta silla es de una confortable elasticidad, aunque algo inestable.

IMG_6973

⇒ SILLA 3.  Solo un poco más adelante, he llegado a la plaza de la iglesia, muy bonita y pintoresca, frente a unas casas de colores que me han parecido de lo más fotogénicas. El nombre de la plaza es Lindenplatz y en ella se alzan la Evangelische Kirche Alt-Weil y el Museum am Lindenplatz. Justo a la derecha, se encuentra la Wingnut Chair, obra de Jasper Morrison (Londres, 1959), consistente en simples piezas de madera contrachapada cortadas en forma poligonal y unidas con tuercas.

IMG_6989

IMG_6999

IMG_6996

IMG_6984

⇒ SILLA 4. No ha pasado mucho tiempo antes de toparme con una silla enorme, gigantesca, roja y negra, situada al lado de uno de los numerosos centros comerciales que pueblan el centro de esta ciudad. Como está a pie de calle, se puede pasar por debajo de ella e impacta lo pequeños que nos vemos los transeúntes a su lado.

IMG_7053

Esta mole de silla es la Parigi, del arquitecto italiano Aldo Rossi (Milán, 1931 – 1997), diseño de 1989. Se trata de una pieza de mobiliario típica en la medida en que las cualidades formales predominan sobre los aspectos funcionales. Su apariencia casi de caricatura y el carácter gráfico evocan una ironía divertida distintiva del diseño posmoderno, que se manifiesta en la geometría contorsionada del marco estructural —construido con barras de aluminio negras pintadas al polvo— así como en el contraste entre la apariencia angulosa de los cojines y su suavidad real.

IMG_7056

⇒ SILLA 5.  Muy cerca de la Parigi y al otro lado de donde se encuentra la oficina de turismo, se encuentra la Stacking Chair de Robert Mallet-Stevens (París, 1886 – 1945), de 1926, esta vez en lo alto de la entrada de una tienda.

IMG_7063

Su construcción es simple: una serie de tubos de acero soldados, listones de metal y un asiento de madera, enfatizado todo ello por una gran sutileza cromática. El resultado es una silla robusta, fácilmente lavable y apilable, características que la convierten en una pieza ideal para ser usada en cafeterías y restaurantes.

IMG_7064

⇒ SILLA 6.  La oficina de turismo, a la que por fin he llegado, me ha dado también la bienvenida a través de una silla con una carita feliz colocada frente a la puerta de entrada —que, evidentemente, está fuera del recorrido oficial.

IMG_7062

IMG_7065

⇒ SILLA 7.  He reiniciado la marcha tras hacer una pausa para tomar un café en una cafetería justo al lado de la oficina de IMG_7068turismo y me he dirigido a las calles de atrás, donde se encuentra el ayuntamiento (Rathaus). Según la guía de las localizaciones de las sillas —que ahora ya obraba en mi poder—, en los alrededores de la enorme plaza de cemento en la que se sitúa el consistorio debería encontrar otra de las sillas que conforman este singular itinerario.

IMG_7074
Plaza del ayuntamiento de Weil am Rhein

La First del italiano Michele De Lucchi (Ferrara, 1951), de 1983, está situada en la esquina de la antigua oficina de turismo, justo enfrente de la Rathaus Platz. Se trata de un diseño muy original, uno de los pocos objetos de diseño del Postmodernismo concebido para la producción en masa. Aunque estructuralmente muy estable, la reducción de los elementos individuales le otorga la cualidad de extrema ligereza. Los reposabrazos y el respaldo, en forma de dos esferas y un disco de color azul brillante ensartados en un anillo como si fueran cuentas de un collar, parecen casi una idea tardía y, en consecuencia, cuestionan los elementos clásicos del diseño de la silla.

IMG_7076

IMG_7078

He vuelto a la Hauptstraße por una calle peatonal, perpendicular al ayuntamiento, en la que están terminando de instalar un maravilloso conjunto escultórico en el que todavía no consta el nombre del artista. Me ha parecido una belleza. 

De hecho, podría tratarse del mismo escultor que ha realizado la escultura Saulus que me he encontrado un poco más arriba y que, también, me ha gustado mucho. De ser así, se trataría de Reinhard Bombsch. Juzgad por vosotros mismos.

IMG_7060

En este punto, he aprovechado para, en un supermercado Al Natura, comprar algo de fruta, queso y pan para el almuerzo. Los precios de Alemania, en comparación con los de Suiza, me parecen baratos, aunque realmente no lo sean tanto. ¡Cuidado con emocionarse!

La calle principal que he estado recorriendo hasta ahora se ve interrumpida por una carretera muy transitada. Si sigo de frente, voy a parar a la estación del tranvía número 8 que lleva directamente a Basilea; y, según el mapa, tomando la carretera en dirección izquierda, llegaría a una de las sillas más características del recorrido.

Me he sentado en un banco en las inmediaciones del gran centro comercial que tengo ante mí dispuesta a almorzar y, al mismo tiempo, analizar atentamente el mapa para ver si realmente estaba en el buen camino. Aunque parecía que sí, se supone que la siguiente silla debería estar en una rotonda, pero ninguna de las que veía desde donde estaba tenía nada de especial. Y no se veían más que coches y carretera.  

⇒ SILLA 8. A pesar de las dudas, he seguido adelante y logrado, por fin, llegar a la rotonda en cuestión, dominada completamente por la Lassù, un espectacular diseño de 1974 del prominente protagonista del Postmodernismo, el italiano recientemente fallecido, Alessandro Mendini (Milán, 1931 – 2019).

IMG_7103

IMG_7108

«Que mis objetos se conviertan en personajes genera emoción, y eso, en un mundo violento, tranquiliza» Alessandro Mendini

La silla de Mendini no fue concebida como un mueble funcional sino como una interpretación de la silla como arquetipo, un objeto en la frontera entre diseño y arte. En consecuencia, su creador se refiere a ella como un «monumento para el uso espiritual».

IMG_7106

Desde la rotonda, he tomado una carretera secundaria dejando de lado la principal que había seguido hasta ese momento. Ha sido una pesadilla que creía no acabaría nunca: he andado durante lo que me ha parecido una eternidad por entre fango, maleza y piedras, intentando esquivar los coches que pasaban sin cesar en ambas direcciones hasta que, al otro lado, he visto una especie de pasarela. Al cruzar, me he dado cuenta de que, desde allí, podía llegar al complejo lúdico-acuático Laguna, donde había colocadas un par de sillas más.

⇒ SILLA 9. En lo alto del cartel de la Laguna, se halla situada la Adirondack Chair, un diseño de 1903 del norteamericano Thomas Lee.

IMG_7112

Se trata de una silla concebida como una pieza sencilla de mobiliario de jardín. Lee construyó este modelo para su uso personal a partir de tablas de madera utilizadas en estructuras de jardín y cajas. Esta silla, cómoda y robusta, cuyos reposabrazos funcionan asimismo como pequeñas mesas, se hizo muy popular en la Costa Este de los EE.UU. Su aspecto es sorprendentemente moderno, teniendo en cuenta que se desarrolló cien años atrás.

IMG_7117

IMG_7114

⇒ SILLA 10.  Al final de la calle que lleva al edificio principal de la Laguna, justo antes de llegar a la entrada del DreiLänderGarten Park o Jardín de los Tres Países (un gran pulmón verde de 30 hectáreas con jardines ornamentales, parques de juegos para niños, fuentes, etc.) me he vuelto a encontrar con la Stacking Chair de Mallet-Stevens, esta vez en una versión muchísimo mayor y a pie de calle.

IMG_7124

IMG_7122

Por entre campos y granjas, y unas cabras muy curiosas, he seguido el sendero que conduce a una de las dos obras que Zaha Hadid construyó en Weil am Rhein (la otra se encuentra en el campus Vitra). Me encanta esta arquitecta, así que ni me lo pensé; de hecho, ha sido una suerte darme cuenta de que el LF One, el nombre que recibe su edificio, podía visitarse durante el recorrido. 

El Landscape Formation One (LF One) es una estructura construida entre 1996 y 1999 para la feria de jardinería Landesgartenshau celebrada en Weil am Rhein en 1999. Fue concebida como una serie de sendas integradas en los jardines circundantes.

El edificio cuenta con 750 metros cuadrados e incluye un restaurante, oficinas y espacio para exposiciones. La estructura de hormigón está compuesta por tres «hebras» independientes de este material y se inserta en el terreno para buscar la máxima estabilidad térmica durante todo el año.

Encuentro que las construcciones de Hadid son naturalmente bellas, están llenas de vida y siempre cuentan una historia. Sin embargo, a su vez, nunca dejan de lado el entorno en el que se erigen sino que se mezclan con él encajando a la perfección. La verdad es que el talento de esta mujer me tiene enamorada.

IMG_7146

IMG_7153

«Esta sala de exposición para una feria internacional de jardinería es parte de una secuencia de proyectos que trata de extraer espacios novedosos y fluidos del estudio de formaciones naturales, como los deltas de los ríos, las cordilleras, los bosques, los desiertos, los cañones, los glaciares y los océanos. Las características generales más importantes de los espacios paisajísticos, tan distintos de los tradicionales espacios urbanos y arquitectónicos, son la multitud de sutiles definiciones territoriales y la suavidad de las transiciones. […] Esto significa que abandonamos la arquitectura y nos rendimos a la naturaleza; la idea es buscar analogías potencialmente productivas para inspirar el nacimiento de nuevas formas terrestres artificiales que respondan a nuestros procesos vitales modernos, complejos y múltiples» Zaha Hadid

IMG_7157

IMG_7163

IMG_7173

IMG_7191

IMG_7189

IMG_7197

IMG_7196

Justo al lado del LF One, he visto un montón de esculturas poblando el jardín de una vivienda de lo más peculiar. Nada aquí es corriente. Me han llamado la atención, sobre todo, las esculturas con forma humana, altas y estilizadas, porque las había visto antes, justamente ayer, durante mi recorrido artístico entre el museo Beyeler y el Vitra (que también os contaré en breve). ¡Igual hasta he dado con el artista!

Por entre árboles de flores preciosas y gente que pasea, he vuelto a entrar al núcleo de la población y, por una calle de casas unifamiliares alineadas, he llegado nuevamente a la Hauptstraße.

IMG_7238

Como eran solo las 3.45 de la tarde, he decidido continuar con el recorrido dirigiéndome, esta vez, hacia una zona de la ciudad en la que, según el plano, había 3 o 4 sillas más. Ha sido una buena decisión porque el área ha resultado ser muy interesante, entre alternativa y familiar, y, además de sillas, me he encontrado con unos grafitis preciosos (este tipo de arte siempre forma parte de mis búsquedas en los lugares a los que viajo).

⇒ SILLA 11.  En una pequeña plaza, frente a la Kesselhaus, un centro social muy activo con cursos de todo tipo y espacio de ocio, se alza la ST 14 de los hermanos alemanes Hans (Berlín, 1890 – Bad Wiessee, 1954) y Wassili Luckhardt (Berlín, 1889 – 1972), de 1931.

«La serena belleza de sus líneas lo domina todo», dijo Hans Luckhardt al describir esta silla de acero tubular. Sus líneas elegantes, casi orgánicas, son sin duda alguna su característica predominante y la distinguen claramente de los diseños estrictamente geométricos de otros pioneros del mobiliario de acero tubular (como Marcel Breuer, Mies van der Rohe o Mart Stam). El delicado arco del respaldo sigue las líneas curvilíneas del marco de acero tubular en el que el asiento parece flotar.

IMG_7297

IMG_7300

⇒ SILLA 12.  He seguido calle arriba y hacia la izquierda hasta llegar a un pequeño parque en el que madres e hijos compartían juegos. Desde allí, me he dirigido a Hüninger Platz para admirar la enorme réplica de la Nagasaki de Mathieu Matégot (Tápió-Sully [Hungría], 1910 – Angers [Francia], 2001), de 1952.

IMG_7281

Dos trozos de tubo de acero doblados y soldados forman la base de la silla Nagasaki. En ellos se apoya no solo el asiento, sino también el respaldo, ambos hechos de chapa metálica perforada que añade un alto grado de transparencia a la estructura minimalista de la silla. El ensamblaje tipo collage de los elementos individuales —una característica típica del diseño de los años 50— se enfatiza aun más si cabe gracias al color.

IMG_7285

Me encantan las sillas que están a pie de calle, las que puedes tocar, rodear, admirar frente a frente e, incluso, cruzar pasando por debajo. Me parece una idea formidable que decoren las plazas, rotondas y calles de esta ciudad tan interesante.

⇒ SILLA 13.  En el mismo barrio y otra vez en la Hauptstraße, se encuentra, amarrada a la pared del número 374 la Hill House Chair, que el arquitecto y diseñador británico Charles Rennie Mackintosh (Glasgow, 1868 – Londres, 1928) diseñó en 1903 para el interior de la villa del mismo nombre.

IMG_7276

La característica más llamativa de la Hill House es la marcada prolongación del respaldo —que le otorga el carácter de objeto de arte— acentuada por la cuadrícula que lo culmina. La atención que Mackintosh dedicó a las cualidades artísticas del mobiliario lo convirtieron en un modelo a seguir para muchos diseñadores posteriores.

IMG_7278

⇒ SILLA 14.  Me he dirigido a la zona industrial del barrio, en la Colmarer Straße, y allí, en los dominios de la empresa Fröde GmbH, me he encontrrado frente al conjunto de dos sillas (Two Chairs ST 12) y una mesa (Table MR 515) de Mart Stam (Purmerend [Países Bajos], 1899 – Goldach [Suiza], 1986) (1926-30) y Ludwig Mies van der Rohe (Aquisgrán [Alemania], 1886 – Chicago, 1969) (1931-32), respectivamente.

IMG_7322

La ST 12 fue la primera silla sin patas traseras de la historia del diseño. El prototipo de Stam se construyó con partes de tuberías de gas.

IMG_7323

La mesa MR 515, producida por la empresa Thonet, se ganó una gran reputación por sus proporciones y cualidades estéticas de lo que era un nuevo material en esa época, el acero tubular. Por otra parte, se trata de una mesa que, estructuralmente, puede definirse como simple a la par que convencional.

Al final del itinerario, me doy cuenta de que estoy cerca del Puente de los Tres Países (Dreiländerbrücke o Passerelle des Trois Pays). Sería una lástima perderse el cruzarlo y llegar a Francia, ¿verdad?

IMG_7330
El triángulo en el que nos encontramos queda patente en todas partes
IMG_7333
He empezado a cruzar el puente desde la parte alemana (Weil am Rhein)
IMG_7337
El Puente de los Tres Países es para peatones y bicicletas únicamente

IMG_7341

IMG_7344

IMG_7357
Una vez llegada a la parte francesa (Huningue), esta fue la foto que tomé del puente

⇒ SILLA 15. Me ha hecho ilusión ver que, también en la parte francesa, hacen un guiño a la producción de sillas del país vecino.

IMG_7345

IMG_7346

IMG_7352
Me he enterado de que existe también una senda en la que hay paradas con partes de la obra de poetas de los tres países (Suiza, Alemania y Francia) | Se llama Sentier des poètes des Trois Pays o DreylandDichterweg; una idea fabulosa

IMG_7364

Ha sido un día perfecto, lleno de novedades, un recorrido diferente, contacto con tres países y todo bajo un cielo despejado y azul (la mayor parte del día, al menos). No se puede pedir más.

He tomado el número 8 directamente hacia Aeschenplatz, en mi querida Basilea, y, de allí, el 15 hacia el albergue. Esta noche dormiré como un tronco.

IMG_7253

** Otras cosas que he visto paseando por Weil am Rhein:

 Un grafiti de un tren en una fachada,

IMG_7035

Los dichosos enanitos de jardín,

IMG_7042

→ Algunos grafitis más en descampados y puentes,

→ Muchísimos árboles en flor verdaderamente hermosos,

→ Zonas dedicadas a jardines y huertos urbanos,

IMG_7099

→ Árboles «vestidos» y puertas decoradas,

Jardines «con personalidad»,

IMG_7041

→ Algunas esculturas más.

 

 

 

*

4 comments

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s