Semana Santa en Jerusalén: siguiendo las últimas horas de vida de Jesús (1ª parte)

Publicado por
Si Jerusalén es ya de por sí una ciudad tremendamente especial en la que acabas dejándote arrastrar por el peso de la historia y por una atmósfera repleta de sentimiento y pasión palpables allá donde vayas, vivir la Semana Santa en esta ciudad es un acontecimiento único.
Ya sea desde el punto de vista de la fe o adoptando una aproximación histórico-cultural, la experiencia —te lo aseguro— no va a dejarte indiferente.

La procesión del Domingo de Ramos: llanto sobre Jerusalén y entrada en la ciudad

De acuerdo con los Evangelios del Nuevo TestamentoJesús hizo su entrada triunfal en Jerusalén a lomos de un borrico y en medio de una multitud que lo aclamaba con ramas de olivo en la mano y gritos de «Hosanna, bendito sea el que viene en nombre del Señor». El Domingo de Ramos es el día en que los cristianos conmemoran este hecho con el que se da inicio a la Semana Santa.

069f2461bd0fd75013d65c4a12c2bddb

El 14 de abril del pasado año fue el día en que, una vez más, las laderas del monte de los Olivos albergaron la tradicional procesión del Domingo de Ramos. En ella, miles de católicos llegados de todo el mundo recrearon la entrada de Jesús a la ciudad amurallada.

«Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: “Id a esa aldea que está enfrente y, al entrar en ella, encontraréis atado un pollino en el cual no ha montado nunca nadie; desatadlo y traedlo. Y si alguien os preguntara por qué lo desatáis responderéis porque el Señor lo necesita. Fueron, pues, los enviados y encontraron conforme Jesús les había indicado. Mientras ellos estaban desatando el pollino, les preguntaron los dueños: “¿Por qué lo desatáis?”; ellos respondieron: “Porque el Señor lo necesita”. Lo llevaron, pues, ante Jesús y, echando encima del pollino sus mantos, hicieron que Jesús se montara en él. Mientras él caminaba, las gentes extendían sus mantos por el camino» – Evangelio de san Lucas

El día amaneció caluroso por primera vez en los cuatro días que llevaba en la ciudad, pero, al salir a la calle, me di cuenta de que, en realidad, sería otro día de viento cargado de partículas de arena tan común en Jerusalén y al que los  jerosolimitanos le quitan importancia con un «es lo que tiene vivir en el desierto».

Salí pronto del albergue aun sabiendo que la procesión, como tal, no empezaría hasta las 2:30 h de la tarde. Necesitaba sentarme a releer bien el recorrido mientras desayunaba tranquilamente; luego, emprendería el camino hacia lo alto del monte de los Olivos, a unos dos kilómetros de la ciudad vieja, hasta llegar al lugar en el que arranca la procesión: la iglesia de Betfagé. Desde allí, la marcha sigue su camino hacia Jerusalén pasando por los siguientes lugares: (1) santuario y convento franciscano de Betfagé; (2) monasterio de las Carmelitas del Padre Nuestro; (3) capilla de la Ascensión del Señor; (4) capilla del Dominus Flevit; (5) iglesia ruso-ortodoxa de santa María Magdalena; (6) Getsemaní; (7) tumba de la Virgen María y gruta del Prendimiento; (8) lugar del martirio de san Esteban; (9) puerta de san Esteban; y (10) piscina probática.

mab_090328_0081
Vista del monte de los Olivos desde el exterior de la muralla de la ciudad vieja: ya se ven grupos de gente y autocares | En primera línea, el viejo cementerio judío; en la colina, a la izquierda, la iglesia ortodoxa rusa de santa María Magdalena con sus inconfundibles cúpulas doradas; más a la derecha, asoma la capilla del Dominus Flevit
IMG_9553
Muchísimos autocares aparcados en las inmediaciones del cementerio judío

La procesión, suspendida al final del reino cruzado, se volvió a practicar en los siglos XVI y XVII por parte de los franciscanos con el padre Custodio de Tierra Santa, que representaba la figura de Cristo montado sobre un asno. A partir de 1933, la procesión volvió a adquirir la máxima solemnidad presidida por el Patriarca Latino de Jerusalén.

Me llevé de casa una pequeña palma que, cada año, unas señoras fabrican con sus propias manos en el garaje de la casa de una de ellas.

IMG_9523
La pequeña palma que me llevé de casa a Jerusalén está ahora colgada en mi terraza

La subida no es cosa de risa. Por el camino, en días así, tienes que ir sorteando los taxis que algunos optan por tomar para ahorrarse la caminata.

A pocos metros ya de la aldea de Betfagé, hay que hacer un esfuerzo final subiendo esta empinada escalera.

IMG_9578
El gatito la subió como si nada

Luego, una pequeña bajada en la que me uní a otros caminantes y ya estaba en Betfagé. Me hizo especial ilusión volver a ver al conocido como «Jesús de Jerusalén» (en inglés le llaman «the Jesus guy»). Se trata de Carl James Joseph, un peregrino católico de Detroit, Michigan, que ha vivido sin dinero dependiendo únicamente de la generosidad del prójimo los últimos treinta años. Descalzo y vestido con una túnica blanca, ha recorrido más de veinte países como misionero desde que eligió vivir como cree que lo hiciera Jesús hace más de dos mil años.  Le vi en mi primer viaje a Israel y Palestina de 2013, participando en la procesión del Viernes Santo y, seis años después, sigue en el mismo lugar. De hecho, acude a la ciudad santa cada año por estas fechas para seguir los pasos de Jesús; el resto del año, se le puede ver andando por las calles de Jerusalén o rezando en la iglesia del Santo Sepulcro.

IMG_9585
Vi al “Jesús de Jerusalén” caminando entre este grupo de gente
IMG_9586
Aquí va, como siempre, descalzo, vistiendo una túnica blanca y con la Biblia en la mano

• La iglesia de Betfagé

Una vez en el patio de la iglesia pude ver a grupos de fieles de todo el mundo que habían acudido para unirse a la procesión. Funcionaban como comparsas de un carnaval: llevaban alguna prenda distintiva que los distinguía como grupo, ya fuera una camiseta, una gorra o ambas cosas y, por supuesto, una gran bandera de su país o comunidad religiosa. La gente cantaba, levantaba las palmas y ramas de olivo, incluso algunos venían con una coreografía ensayada de casa.

Al cabo de un rato, entré en la capilla a esperar que llegara la hora de iniciar la marcha hacia Jerusalén.

IMG_9587
Patio y entrada a la iglesia de Betfagé, que significa “casa de las brevas”

En el año 1876, fue descubierta por un labrador una piedra cuadrangular con restos de pinturas de la época cruzada representando dos episodios de la resurrección de Lázaro y entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. En 1880, se adquirió el terreno y, tres años después, se edificó en él un pequeño santuario bautizado como Betfagé, el cual fue restaurado como se conserva actualmente en 1954.

IMG_9600
La piedra está colocada a la izquierda del altar, en el interior de una vitrina | Un espejo (izqda.) permite apreciar el lado menos visible | Los dibujos muestran el encuentro entre Jesús y Marta (en la imagen); dos discípulos llevan a Jesús un asna y un pollino; Lázaro resucitando de entre los muertos; y, en el lado frente al altar, un grupo de gente con palmas 
IMG_9602
Rezando frente a la piedra
IMG_9595
Los frescos de las paredes y el techo datan de 1955
IMG_9599
Preparándose para la procesión
IMG_9594
Detrás del altar, un fresco muestra a Jesús sobre el asna de camino al templo acompañado por sus discípulos y con la gente levantando palmas y tendiendo sus ropas en el suelo a su paso
IMG_9596
El techo de la iglesia está decorado con dibujos de flores y hojas | En tonos de marrón, los frescos de las paredes muestran a un grupo de gente preparándose para la procesión | Escrito en latín alrededor de las ventanas, las frases que la multitud gritaba a Jesús durante su entrada triunfal | Sobre los frescos de las paredes están representadas todas las estaciones del viacrucis
IMG_9607
Grupo de católicos polacos posando frente al altar
IMG_9612
Una pareja proveniente de Polonia ataviada con el traje tradicional
IMG_9592
En la procesión participaron cientos de jóvenes “scouts” palestinos, cada grupo con su respectivo uniforme
IMG_9624
En el patio de la iglesia se dieron cita miles de peregrinos de todo el mundo, incluyendo grandes grupos de Filipinas, Polonia, Alemania, Estados Unidos, España y congregaciones de América Latina
IMG_9649
Fachada de la iglesia de Betfagé con la bandera de la Custodia de Tierra Santa ondeando
IMG_9636
En el patio de la iglesia, esta escultura recuerda el viaje que Jesucristo emprendió desde aquí, montado en un pollino y acompañado de sus apóstoles, hasta Jerusalén
IMG_9627
Todo son cantos y alegría

El recorrido que, como cada año, tuvo lugar en Jerusalén Oriental —la parte de la ciudad que Israel ocupó en 1967— contó con una importante presencia de palestinos católicos, incluyendo figuras religiosas locales.

IMG_9633

IMG_9634

IMG_9647
Afinando el instrumento antes de empezar
IMG_9631
Algunos prefirieron contemplar el espectáculo desde lo alto de la iglesia

Por fin nos pusimos en marcha. Los palestinos fueron quienes encabezaron la procesión, que contó también con un grupo de cristianos hebreoparlantes, en su mayoría hijos de inmigrantes filipinos radicados hace mucho tiempo en el país, que se hicieron escuchar y se encargaron de hacerle un lugar al lenguaje oficial israelí.

IMG_9640
Saliendo de Betfagé
IMG_9642
Una de las participantes en la procesión procedente de la República Centroafricana. Lleva un vestido confeccionado con un estampado de hojas de palma y citas de los Evangelios: “Hosanna au Fils de David! Béni soit celui qui vient au nom du Seigneur! Hosanna dans les lieux très hauts!”

IMG_9645

IMG_9643

IMG_9651

IMG_9653
Grupo de novicios
IMG_9656
Frailes franciscanos

IMG_9663

IMG_9668

IMG_9670

IMG_9671

IMG_9675

IMG_9681

IMG_9660
La procesión se desarrolla ante las miradas de los locales, que sacan las sillas a la calle
cq5dam.thumbnail.cropped.1000.563
Algunos niños musulmanes aprovechan para vender ramas de olivo a los participantes de la procesión
IMG_9678
Pasamos por calles habitadas por musulmanes jerosolimitanos…
IMG_9685
…que no se perdieron detalle
IMG_9679
Me encanta esta foto
IMG_9693
¿Ves al “Jesús de Jerusalén”?
IMG_9698
La procesión es un acontecimiento seguido por la mayoría de cadenas de televisión 

IMG_9703

IMG_9712
Si hay que destacar un grupo verdaderamente marchoso, ese fue el de Filipinas: no dejaron de bailar al ritmo de la música que atronaba desde unos altavoces portátiles
IMG_9714
Objetivo a la vista: la ciudad vieja de Jerusalén
IMG_9716
Zigzagueando monte de los Olivos abajo
IMG_9725
Todos los actos de Semana Santa tienen público
IMG_9728
Un grupo de españoles
IMG_9735
Asistiendo al espectáculo anual taza de café en mano
IMG_9737
Inmortalizando el momento
IMG_9745
Haciendo frente a la pronunciada bajada

IMG_9750

IMG_9752
Atorados nuevamente
IMG_9757
Todo el mundo siguió el mismo camino, sin importar el cargo que ocuparan en la Iglesia
IMG_9758
Algunas decenas de palestinos evitaron la empinada pendiente pasando sobre y entre las lápidas del cementerio judío ubicado sobre el lateral del monte

• La capilla del Dominus Flevit

El Hijo de Dios eligió el sendero norte para ascender a Jerusalén y, ante el lugar conocido como Dominus Flevit, lloró al ver por última vez la espectacular vista de la ciudad.

A mitad altura de las faldas del monte de los Olivos se encuentra la capilla conocida como Dominus Flevit, es decir «donde el Señor lloró», puesto que ese se considera el lugar en el que Cristo derramó lágrimas al profetizar la destrucción de Jerusalén a manos de los romanos.

IMG_9722
A lo lejos, la procesión pasando ante la puerta de entrada del Dominus Flevit mientras va descendiendo hasta el valle de Cedrón
29-octobre-dominus-flevit-1
Entrada al santuario

«Al llegar cerca de Jerusalén, poniéndose a mirar esta ciudad, derramó lágrimas sobre ella, diciendo: ¡Ah, si conocieses también tú, por lo menos en este día, lo que puede atraerte la paz! Mas ahora está todo ello oculto a tus ojos. Días vendrán sobre ti en que tus enemigos te cercarán de trincheras, te rodearán y te estrecharán por todas partes. Y te arrasarán con los hijos tuyos, que tendrás encerrados dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra; por cuanto no has conocido el tiempo en que Dios te ha visitado» – Evangelio de san Lucas

Esta iglesia fue construida en 1930 por el arquitecto franciscano Antonio Barluzzi sobre los restos de una iglesia bizantina, de la que se conservan mosaicos del siglo VII y algunas columnas.

A mediados del siglo pasado, los franciscanos llevaron a cabo una serie de excavaciones que permitieron descubrir restos cananeos de la Edad de Bronce y un antiguo cementerio de las épocas romana y bizantina en el que se encontraron sarcófagos y osarios; algunos tienen signos cristianos evidentes y pertenecerían a las primeras comunidades judeocristianas de Jerusalén.

dominus flevit
Se dice que la capilla tiene forma de lágrima en recuerdo de las derramadas por Jesús | Se pueden ver dos columnas de la antigua construcción bizantina y el exterior del gran ventanal desde el que se ven unas preciosas vistas de Jerusalén
mab_100409_9494
Vista de la ciudad desde el Dominus Flevit
Jerusalem_Dominus_flevit_BW_3
Restos del mosaico bizantino del siglo VII

El interior es muy sencillo. En la parte frontal del altar resalta un mosaico con la imagen de una gallina y sus polluelos alrededor de la cual se lee un mensaje en latín que hace referencia a una pasaje de la Biblia: «¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!» (Evangelio de san Lucas).

El punto culminante es, sin embargo, la vista de Jerusalén que, como hiciera Jesús, se puede contemplar desde la gran ventana situada detrás del altar.

8802516649_4c6e161730_b

jerusalem-mosiac-broody-hen-chickens-altar-dominus-flevit-church-mount-olives-as-symbol-israel-march-62943275
Detalle del medallón del altar con la gallina y sus polluelos
gamar_110323_1682
Jerusalén enmarcada por la ventana de la capilla al atardecer
DSC_7578
Desde el patio exterior, las vistas sobre la ciudad son magníficas

• La puerta de san Esteban o de los Leones

Jesús dejó a la izquierda el huerto de Getsemaní, vadeó el Cedrón y comenzó la penosa ascensión hasta el recinto amurallado, convencido en soledad del martirio que le aguardaba y nadie presentía cuando le recibieron con loas y hosannas. Allí fue aclamado por los mismos que días más tarde le vituperarían y vilipendiarían camino del Calvario hasta medir la cruz con su cuerpo martirizado.

«Y una gran muchedumbre de gentes tendían en el camino sus vestidos; otros cortaban ramas de los árboles y cubrían con ellas el camino. Y, tanto las gentes que iban delante como las que venían detrás, clamaban diciendo: “¡Hosanna al Hijo de David, bendito sea el que viene en nombre del Señor, hosanna en lo más alto de los cielos!”» – Evangelio de san Mateo

Al final de la ascensión hacia la ciudad vieja, justo frente a la puerta de san Esteban o de los Leones, se creó un gran tapón que nos dejó ahí parados un buen rato.

1024px-Golden_Gate_Jerusalem_2009
Aspecto actual de la puerta Dorada

Aprovecho este parón en el recorrido para aclarar que la de san Esteban no fue la puerta elegida por Jesús para entrar en Jerusalén, sino la de su izquierda, la puerta Dorada, la más antigua y la única que conducía directamente al monte del Templo. Hoy en día es imposible cruzarla porque se halla tapiada desde 1541 por orden de Solimán el Magnífico.

 

IMG_9783
Atorados frente a la puerta de san Esteban o de los Leones
IMG_9764
Vista de la procesión durante el ascenso hacia la puerta de san Esteban (a mi espalda)
IMG_9782
El recorrido es seguido por la comunidad musulmana y, por supuesto, por un gran número de soldados y policías israelíes, algunos de ellos de incógnito, fuertemente armados
IMG_9765
Tomé esta foto mientras estábamos parados frente a la puerta de san Esteban
IMG_9776
Y esta

Por fin cruzamos la puerta de san Esteban, así llamada porque se cree que en las inmediaciones este santo sufrió martirio; el nombre de puerta de los Leones se debe a los cuatro bajorrelieves que de este animal se exhiben en lo alto. Verás que, parapetadas en la parte superior, había unas soldados israelíes que se iban comunicando con otros muchos que se encontraban vigilando nuestros movimientos a ambos lados de la entrada y en sus inmediaciones.

• La iglesia de santa Ana y la piscina probática

Poco después de traspasar la puerta de los Leones a la derecha —ya en el interior del barrio musulmán— se encuentra el (normalmente) silencioso y discreto lugar que acoge la iglesia de santa Ana. Con ella llegamos al final del recorrido de la procesión del Domingo de Ramos, pero la celebración continúa hasta el atardecer con cantos, música y baile en el patio del recinto.

El santuario de santa Ana custodia la piscina probática de Bethesda, donde Jesús llevó a cabo su primer milagro en Jerusalén curando al paralítico, y la casa de Joaquín y Ana, lugar en el que algunos sitúan el nacimiento de la Virgen.

IMG_9790
Llegando a la puerta de entrada del recinto que contiene la basílica de santa Ana y las piscinas de Bethesda

IMG_9815A pesar de que el santuario fue entregado a Francia después de la guerra de Crimea y que sea ahora custodiado por los misioneros de África llamados Padres Blancos, los franciscanos continúan celebrando aquí la natividad de la Virgen María y la Inmaculada Concepción. Ya durante la ocupación musulmana conseguían, de tanto en tanto y no sin cierta dificultad, venir a rezar a la cripta de la basílica a la que se accede a través de una de las naves laterales. En el siglo XVII obtuvieron permiso para celebrar aquí las dos festividades marianas gracias a un decreto oficial.

dscn3186
Nada más franquear la puerta de entrada al recinto, me encontré en medio de un precioso y amplio jardín | En ese día del Domingo de Ramos, la gente que participó en la procesión se dispuso en corros y empezó a cantar y bailar
1200px-Jerusalem_St_Anna_BW_2
Al fondo a la derecha, cruzando el jardín, se llega a la basílica de santa Ana | Por la puerta lateral de la iglesia, se entra a la cripta
IMG_1803
Santa Ana y la Virgen María de niña
dsc_1081
Una de las pinturas de la cripta

La iglesia es un espléndido ejemplo de monumento cruzado y está magníficamente conservada. Se encuentra más o menos en el mismo lugar que la anterior iglesia bizantina, destruida durante la invasión persa del 614.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Altar de la basílica de santa Ana

Edificada en 1140 por los caballeros cruzados, la basílica fue transformada, cincuenta años después, en una escuela coránica por Saladino y permaneció en manos musulmanas hasta 1856, fecha en que el sultán turco Abdul Mejid donó los terrenos a Francia.

No muy lejos de aquí se puede visitar la impresionante excavación de las piscinas de Bethesda, que han tomado el nombre de la iglesia, llamada santa Ana y la probática. En este lugar, la tradición sitúa el pasaje de la curación del paralítico en sábado.

img_0310
Pilares de la basílica (época bizantina)

 

**

Fue un día muy emocionante a la par que agotador. Andar durante horas de la ceca a la meca para intentar conseguir la imagen que deseas entre una multitud que pretende hacer lo mismo sin dejar por ello de seguir el acto en sí no es tarea fácil, y los golpes, apretones, empujones y demás lindezas son lo más común del día. Parece mentira que en una celebración de esta naturaleza, la vida de alguien cuyo mensaje era el respeto y amor por los demás, lleguemos a enfadarnos por tener que esperar a que otros saquen una foto antes de hacerlo tú (en este sentido, alguna televisión fue realmente maleducada e irrespetuosa). El ser humano jamás dejará de sorprenderme —desgraciadamente, algunas veces para mal.

Pero, en fin, pelillos a la mar. Lo importante es que conseguí vivir la experiencia y estoy muy contenta por ello. Mientras los últimos participantes de la procesión apuraban el día de fiesta en el jardín de santa Ana, mi intención era llegar a mi habitación dando un paseo por la Vía Dolorosa, cruzando luego la ciudad vieja y saliendo, finalmente, por la puerta de Jaffa para subir por la Jaffa Road hasta el albergue. Sin embargo, al poco de empezar, me interceptó uno de los vendedores de las tiendas de regalos y recuerdos que abundan en esta calle (la Vía Dolorosa) insistiendo en que pasara a tomar una taza de café mientras descansaba un rato.

IMG_9821
Descansando en la tienda de Amir todavía con mi pequeña palma atada a la mochila 
IMG_9822
¡Qué buena pinta tenía el café!

Acepté la invitación y me quedé como una hora charlando con Amir mientras echaba una ojeada a los muebles, alfombras, juegos de mesa, joyas, jarrones y mil cosas más que tenía a la venta. Terminé marchándome con un collar y un fular de regalo porque, según dijo mi anfitrión, hacían juego con mis ojos. Auténtica hospitalidad palestina.

 


Más información:

Christian Information Center. En la Ciudad Vieja: puerta de Jaffa, enfrente del museo Torre de David | Aquí te darán toda la información referente a los actos litúrgicos que se celebran en cualquier momento del año | Lunes a viernes: 9:00 h a 17:30 h; sábados: 9:00 h a 12:30 h; domingos y festivos cerrado | Email: cicinfo@cicts.org

Iglesia de Betfagé. Horario de verano (abril a septiembre): todos los días, de 8:00 h a 12:00 h y de 14:00 h a 17:00 h; horario de invierno (octubre a marzo): todos los días, de 8:00 h a 12:00 h y de 14:00 h a 16:30 h | Gratuita

Capilla del Dominus Flevit. Horario de verano: todos los días, de 8:00 h a 12:00 h y de 14:00 h a 18:00 h; horario de invierno: todos los días, de 8:00 h a 12:00 h y de 14:00 h a 17:00 h | Gratuita

Iglesia de Santa Ana y piscina probática (o de Bethesda). Horario de verano: de lunes a sábado, de 8:00 h a 12:00 h y de 14:00 h a 18:00 h; horario de invierno: de lunes a sábado, de 8:00 h a 12:00 h y de 14:00 h a 17:00 h | Email: bethesda.eleona_accounts@yahoo.com | Precio de entrada:  15 NIS (unos 3 euros)

♦ Amir’s Oriental Treasures & Fine Jewelery. Vía Dolorosa, 22 | Email: amer_bakri@hotmail.com


 

Habiendo entrado en Jerusalén, Jesús se dirigió al templo, echó de él a todos los vendedores y llevó a cabo curaciones. Pasó los próximos días entre Betania (aldea situada a poca distancia de la de Betfagé) y el templo hasta que llegó el momento de preparar la cena de Pascua

 

 

*

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s