Diario de la cuarentena | Un café al aire libre

Publicado por

Ayer levantaron el confinamiento en la provincia de Tarragona y ya se nos permite ir a tomar el café a las terrazas de los bares. Esta mañana, he visto desde el balcón que la dueña de la cafetería de la esquina ha sacado tres mesas a la calle después de más de dos meses de inactividad; ha medido la separación entre ellas antes de colocar cuatro sillas en cada una, y lo ha limpiado todo con una bayeta y jabón desinfectante.

Me han entrado muchas ganas de bajar, sentarme a una de esas mesas post cuarentena, y disfrutar de un café de los que no se calientan en el microondas ni se les añade una cucharada de polvos instantáneos.

flat-white-australia-04-1024x683

Mis vecinas eran un grupo de señoras sexagenarias. «No recuerdo haber visto a ninguna de ellas sentada aquí antes», me he dicho. «Son clientas ganadas al confinamiento». Y he notado que se me escapaba una mueca.

El café siempre me ha olido a hogar y me ha sabido a consuelo. Esta mañana, sin embargo, en la cafetería de la calle que va al antiguo colegio de monjas de Cambrils, mi primer café en libertad tras el estado de alarma me ha olido a laca de peluquería y me ha sabido a colonia, como las infusiones de jengibre.

−Es muy raro −ha sentenciado la señora de la permanente.

Li falta un bull* −ha apostillado la de su derecha mientras se apartaba el flequillo a un lado.

Jo no crec que li falti un bull*, creo que es muy inteligente −ha opinado la que me daba la espalda y olía ligeramente a amoniaco.

−Es muy inteligente, pero raro −ha concluido la primera−. Y con el Cristian se entiende bien.

−Mueve los ojos de una manera… −ha soltado la cuarta desde detrás de unas gafas doradas a juego con su media melena recién oxigenada.

−Pero hoy se lleva al niño.

−¡Un niño más guapo! Morenito y con los ojos azules, azuleeees −ha recalcado la del flequillo, que al final se había sujetado con una pinza.

−Se les murió uno con cuatro años.

−Eso les pasa por llevar a un niño pequeño a cazar−. La de las gafas quería sacarina.

−¿A quién se le ocurre?−. La del tinte con amoniaco le ha pasado un sobre de los suyos.

Me he levantado tras dejar el dinero en la mesa. «Es mono tu jersey», le he oído decir a alguna mientras me alejaba.

 


*Le falta un hervor.

*Yo no creo que le falte un hervor.

 

Escrito el martes, 12 de mayo de 2020, 2º día de fase 1 de la desescalada

 

*

6 comentarios

  1. Los relatos de tu diario de cuarentena son encantadores, Carme. Transmites tan acertada y entretenidamente cada momento, que parece que lo estoy viendo. ¡Felicitaciones! No solo eres buena fotógrafa, ¡eres una excelente escritora!
    ¡Un abrazo grande!

    Le gusta a 1 persona

      1. Es muy raro todo. Vernos con las caras tapadas y mirándonos con extrañeza, sintiendo desconfianza al no saber quién podría estar siendo portador del virus… ¡Ufff…!
        Como vivo en un sector rural es menor la posibilidad de contagio, pero cuando menos se desea pueden aparecen otras dolencias, que obligan a acudir a centros médicos. Hasta el momento nos estamos salvando del coronavirus, pero nunca se sabe…
        De verdad, tus relatos me han encantado y espero poder seguir leyendo más.
        ¡Un abrazo grande y fuerte!

        Le gusta a 1 persona

      2. Os deseo que sigáis libres de coronavirus. Donde yo vivo, pasamos a la fase 1 hace 10 días, y podemos salir de casa sin horarios, pero tomando precauciones. Todo arranca muy despacio. Únicamente deseo que no volvamos hacia atrás y tengamos que empezar de nuevo porque sería catastrófico.

        Me da mucha satisfacción que te guste lo que he escrito; se trata de historias mucho más personales y siempre da cierto pudor mostrarlas.

        ¡Un abrazo y a seguir bien!

        Le gusta a 1 persona

      3. Es que las historias de un diario “desnudan” un tanto al narrador; pero nunca tanto como para impedir que sean compartidas. Y en tu caso, además de entretenidas están excelentemente bien escritas.
        Donde vivo hace unas semanas suspendieron el confinamiento; pero temo que pronto pueda retomarse.
        ¡Gracias por tus buenos deseos! Lo mismo deseo para ti, Carme.
        Abrazos!

        Le gusta a 1 persona

      4. Lo cierto es que he aprovechado el confinamiento para tomar un curso de relatos de viaje, y creo que me ha ido muy bien. Además, lo he pasado (y estoy pasando) genial con las tareas sugeridas.

        ¡Espero que no tengáis que retomar el confinamiento! Por aquí, ya sabes, hemos entrado en fase 1, veremos a ver.

        Ánimos y gracias por leer.

        Le gusta a 1 persona

Responder a LaViajeraIncansable Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s